Ray Weatherall nunca creyó que esto le pasaría a él. Se casó con la que creyó que sería la mujer de su vida, Hayley Weatherall, y vivirían felices para siempre en Kent, Inglaterra. A pesar de creer eso, lo que sucedió fue completamente distinto.

El hombre de 50 años sobrevivió a un envenenamiento, a una explosión y a un disparo en el rostro. Todos estos intentos de asesinato fueron planeados por su esposa, Hayley, el amante, su ex mejor amigo Glenn Pollard, y la hija de este Heather.

Lo sorprendente de este caso terrible es lo que sucedió después. Ray Weatherall, a pesar de todo lo sucedido, viaja 200 millas desde su casa para visitar a su mujer en la cárcel.

De acuerdo con el diario británico The Mirror, la víctima sobrevivió a un disparo en la mejilla con un rifle de francotirador que sucedió en un campo de tiro. Todavía alberga trozos de bala en su cara.

Después intentaron envenenarlo con pastillas para dormir e insulina y quemarlo, causándole quemaduras de segundo grado en el cuerpo cuando un calentador explotó en la piscina donde nadaba, pero no murió.

Después de todos los intentos de asesinato, la mujer se entregó a la policía y confesó todos los planes macabros. Ella y su amante fueron condenados a 15 y 17 años de prisión, respectivamente.

“Esto fue crueldad de alto grado. Crueldad fría, calculada y escalofriante. Conspiraron para asesinar a un hombre porque creían que se interponía en tu camino. Cada uno de ustedes conspiró y planeó matarlo con determinación y persistencia”. Concluyó el juez que dictó el fallo.