No más seguro es que todos alguna vez hayamos pasado uno o dos días sin bañarnos, ya sea por enfermedad o por la flojera extrema que puede invadirnos los fines de semana, pero una vez que recuperamos el ritmo de la vida habitual la idea de no bañarnos puede parecer impensable para la gran mayoría.

Desafortunadamente no es el caso de Amou Haji, de 80 años, que vive en un poblado situado en el desierto de Irán y que lleva más de 60 años sin bañarse. Sí, así como lo lees: ¡60 años!

Aunque al parecer Amou tiene pleno uso de sus facultades mentales, dudamos que sea del todo cierto pues debido a una crisis emocional que tuvo en su juventud, con sólo 20 años de edad, se apartó de todo y dejó de bañarse para siempre.

Tener el récord como el hombre que más tiempo ha pasado sin bañarse ha sido suficiente para despertar el interés de la gente por conocerlo, quienes lo han visitado le regalan incluso sus propias cosas, como el caso de un soldado que le dejó su casco, que Amou utiliza para cubrirse la cabeza del frío.

A pesar de que este hombre vive en condiciones tan insalubres, este hombre nunca se ha enfermado. Incluso cuenta que una vez unos jóvenes quisieron bañarlo y tuvo que escapar, porque tiene la firme creencia de que el baño lo haría enfermar.

A pesar de que para nosotros puede ser inconcebible vivir de esa manera, además de aterradora, a él parece no importarle y dice sentirse feliz de tener como patio el horizonte.

El alimento de este individuo sin recursos se basa en carne podrida de animales muertos, en especial la de puerco espín, que es su favorita.

Aun en las condiciones que vive, procura no dejarse el pelo muy largo y al no tener tijeras, quema su cabello con la fogata que hace por las noches para mantenerse caliente.

Afortunadamente para Amou, la gente de los alrededores al ver que no tenía dónde resguardarse del clima extremo de la zona, le construyeron un pequeño cuarto que le sirve como refugio. Sin embargo cuando el frío es intenso, prefiere descansar en un agujero que él mismo cavó en la tierra.

Un gran número de especialistas lo han visitado y después de varios análisis llegó a ser considerado por la ciencia como el hombre más saludable del mundo, ya que gracias a toda las infecciones que han habitado en su piel por la suciedad su organismo ha desarrollado un sistema de inmunidad de gran efectividad, muy por encima del que poseemos los seres humanos promedio.

Esto le permite ser inmune a la mayoría de enfermedades que conocemos. Prácticamente es un hombre que no puede enfermarse.

En una entrevista que Amou Haji concedió al periódico “Teherán Times”, dijo sentirse agradecido de que su historia fuera compartida y pidió que agregaran que contrario a lo que pudiéramos pensar por vivir en extrema pobreza, se considera un hombre feliz.