La sinceridad no es algo que caracterice al mundo del espectáculo por un motivo muy simple: nadie quiere decir algo inconveniente que, con el tiempo, pueda costarle un trabajo importante en radio, televisión o cine. Y como recomendaba, con mucho sentido del humor, Quentin Tarantino, en Hollywood hay que tener cuidado con todo el mundo porque el cadete de hoy puede ser el director de los estudios mañana.

Por supuesto, el director de películas tan exitosas como Pulp fiction y Perros de la calle se puede dar el lujo de decir lo que quiera sin que nadie lo cuestione y, en muchos casos, sus palabras le han ocasionado graves problemas, no solo en su trabajo sino también en los bares, donde lo han filmado peleándose a golpes de puño con personas que lo habían criticado por alguno de sus films más emblemáticos.

En Argentina no existen artistas tan frontales. La mayoría prefiere ser políticamente correcto y decir solo aquello que el público quiere escuchar, y por ese motivo, por ejemplo, Marcelo Tinelli lleva dos décadas sin dar una entrevista y cuando habla lo hace solo en el Bailando por un sueño, un ambiente controlado donde nadie lo cuestionará y él maneja los tiempos, los climas y el tono del mensaje (con el acompañamiento de sus productores).

Afortunadamente, existen personas que no se hacen ninguna clase de problemas por lo que dirán sobre ellas, y en esa categoría puede colocarse a Natacha Jaitt: la escultura modelo, actriz, productora, guionista y conductora cada vez que habla genera una revolución, porque apunta contra las figuras más importantes del teatro, la televisión y el cine y no les tiene nada de piedad. Por ejemplo, acaba de dedicar un texto realmente muy fuerte a Luciano Castro y Sabrina Rojas:

“Perdón que me meta @sabrinarojasok … pero desde que te casaste con Luciano Castro sabes que es farlopero diario y más en su bar, violento y homosexualeee reprimido aunque ejerce ser gay. No la viste venir? Te deseo fuerzas x los hijos. #BastaDeTapar”. Es bueno recordar que se viralizó un texto en las redes sociales de la modelo donde supuestamente acusaba a su pareja de ser un psicópata, luego ambos declararon que su cuenta había sido hackeada.