Siento la necesidad de hablar de decirlo, porque marcó mi vida, porque tuve años de terapia para superarlo, porque pasaron 47 años y me sigue estrujando el corazón. Mi padrastro a los 13 años quiso abusar de mí. Uf cuesta escribirlo, me inunda una profunda angustia. Entiendo a cada mujer que calla. No sé si esta es la forma de liberar el dolor, el miedo que sentí en ese momento… pero basta de callar. Basta de pensar compasivamente en mi agresor y no decir su nombre por aquellos que se pueden sentir dañados, Buby Labecchia me hizo pasar el momento más traumático de mi vida. Me sentí sola, con un vacío inmenso que aún hoy me cuesta llenar“.

Reina Reech. 

Aún ahora con estas palabras libradas en este texto, me cuesta decidir exponerlo. Soy una mujer grande, tengo 60 años y tuve que ver a una mujer, Thelma Fardín, de 26 años atreverse, para pensar en decir esto“.

Basta mujeres, alcemos nuestra voz, es la única forma de protegernos, de liberarnos y que ahora sean ellos los que teman. Ellos, ¡los que ya no se atrevan a volver a hacerlo! Y muchos dirán: ¿A todas les pasó algo tan terrible? ¡Y sí! Parece que a la mayoría, y a ellos también. A muchos amigos también los han abusado”.