Mica Viciconte tuvo una particular reacción después de que María del Cerro se abriera en el piso del Bailando 2018 sobre su drama más personal, el abuso que sufrió a los 11 años.

Cuando el jurado la salvó de ir al voto telefónico, la panelista de Incorrectas ni festejó: saludó a sus compañeros con un beso y se retiró sin decir una palabra, lo que llevó a Marcelo Tinelli a revelar una interna del detrás de cámara.

“Se va Mica, que debe estar viviendo un momento difícil porque cuesta hablar con ella hoy. No sé qué le está pasando, intenté hablar en el corte y me pedía por favor que ni la toque siquiera. Esperemos que esté bien, no sé qué le pasa”, apuntó el conductor.

Antes de esto, se la había visto muy angustiada y con lágrimas en los ojos durante la lectura del voto secreto. Allí, a diferencia de otras compañeras como Jimena Barón, Lourdes Sánchez y Sofía Morandi, Mica prefirió ni acercarse al micrófono y después de pasar al frente para escuchar su puntaje, volvió rápidamente a su lugar.

La reacción llamó la atención de los fanáticos de Viciconte, que inundaron las redes sociales con preguntas sobre su estado. A través de Twitter, llevó tranquilidad pero no agregó más detalles. “Estoy bien. Gracias por el apoyo de verdad. Que descansen”, escribió, escueta.

El bailarín de Mica, Ignacio Saraceni, le agregó más misterio al asunto. En Instagram, se refirió a la última gala como la “más difícil”. “No por los nervios, no por las parejas sentenciadas, no por el ritmo, no por la coreografía, sino porque a veces simplemente no se pueden disimular la incomodidad y el malestar“, señaló. “Por más que dediques tu vida a bailar e interpretar al momento de actuar hay veces que se vuelve imposible”, sumó.

El participante cerró con un duro mensaje para el jurado: “Gracias a la la parte coherente”.