Su excelente interpretación de Joan Capdevilla en la exitosa serie Merlí le valió al catalán Albert Baró un pasaje directo a la Argentina. ¡Y para jugar en Primera! Es que fue ni más ni menos que Adrián Suar quien se fijó en él y lo tentó para que forme parte de Argentina, tierra de amor y venganza. En ese entonces, la novela no era más que un proyecto, pero ya reunía nombres fuertes en su elenco: Benjamín Vicuña, China Suárez, Gonzalo Heredia y Fernán Mirás estaban entre sus protagonistas principales. La propuesta era buena, pero a los jóvenes 22 años que contaba entonces se detuvo a pensar. Pero claro, una razón muy especial lo llevó a decidirse y firmar contrato con Pol-ka: su noviazgo con Nerina Urtubey, una periodista argentina de 25 años que gusta de pasear por el mundo y que mantiene su residencia entre Buenos Aires y Madrid.

Fue entonces que Albert se embarcó en la aventura de vivir al otro lado del mundo, teniendo en cuenta su preciosa Barcelona natal. Y mal no le fue. La tira se convirtió rápidamente en un éxito de proporciones y las actuaciones de sus protagonistas empezaron a estar en boca de todos.

Benja Vicuña se convirtió –a través de la tira– en el personaje más malo del mundo, y la China en una mujer polaca que lucha con su acento. La tira tiene, por supuesto, todos los condimentos de los culebrones: amor, traición, lágrimas, desplantes, reencuentro y abandono. Pero también tiene… ¡rumores!

Bruno & Lucía. Casi sin poder evitarlo, la pareja que en la ficción forman Albert Baró, quien interpreta a Bruno Salvat, y Delfina Chaves, quien se pone en la piel de Lucía Morel, trascendió la pantalla. La química generada entre los jóvenes fue tan fuerte que el runrún de romance empezó a circular hasta llegar (rápidamente) a las redacciones periodísticas. Entonces, la prensa del espectáculo en general y del corazón en particular posó sus ojos en ellos y empezó a preguntarse: ¿pasa algo entre la hermana de Paula Chaves y el actor español? Ellos lo negaron rotundamente.

Los días de Delfina Chaves y Albert Baró y sus corazones… ¡calientes! 1

“Tenemos mucha confianza”, había asegurado la actriz, como si la confianza fuera excluyente en un vínculo amoroso. Pero después negó que entre ellos existiera un romance. “Yo ahora estoy soltera. Siempre pasa que la gente quiere que la pareja de la ficción esté junta; lo tomo como un halago porque quiere decir que la pareja funciona y que la gente nos cree. Al principio Albert no entendía nada, me preguntaba qué pasaba que decían que estábamos juntos, pero después se acostumbró”, había explicado entonces.

El, por toda explicación, dijo: “Yo estoy muy tranquilo, sé cómo son las cosas”. Paralelamente, Albert seguía mostrándose en redes sociales con su novia. Pero eso terminó y el camino para Delfina Chaves y Albert Baró quedó bien libre.

Un comprometedor video mostró a la pareja de ficción in fraganti durante un descanso en las grabaciones. Al parecer las luces rojas de las cámaras se habían apagado, pero alguna que otra cámara indiscreta se encendió y los mostró muy cerquita y cariñosos. De eso también habló Delfina: “Es un pase de letra, había que darse un beso; no puedo creer estar explicando esto”, intentó defenderse mostrándose indignada.

Los días de Delfina Chaves y Albert Baró y sus corazones… ¡calientes! 2

“Cuando vos pasás letra, hay un ensayo previo a grabar la escena, donde los cámaras tienen que medir el foco. Entonces, para no darte un beso en el ensayo, hacés el acercamiento. Perdón, chicos, ¿esperaban otra respuesta?”, lanzó irónica. “Es una locura lo que se genera. No lo puedo creer, estoy tan sorprendida”, agregó, y después remató: “No sé si sigue estando de novio, es algo que me parece que tiene que contar él. No me voy a meter en su vida privada, no sé cómo están las cosas con ella”.

Pero, aparentemente, los rumores no hacen mella en ellos. ¿Por qué? Porque a pesar de la fuerza que toman día a día, y sin importarles, juntos decidieron aceptar la invitación de Movistar para participar del Ski Day & Night, en Bariloche.
En el frío del sur argentino, la pareja de actores aprovechó para disfrutar de la nieve de un modo único. Según se supo, se despertaron temprano para no perderse ni un segundo del maravilloso día de esquí que los esperaba. Apenas amanecía y el cielo mostraba unos bellos tonos rojizos cuando ellos, primero algo tímidos y más cancheros después, lucieron sus dotes de esquiadores en la nieve.

Por la noche también hubo una jornada de esquí. Súper entusiasmados con la propuesta, se vistieron sus equipos de nieve adaptados con linternas y luces en sus cascos y descendieron las pistas a más de 1.600 metros de altura. Al llegar a la base… ¡fiesta! ¿Por qué? Porque en el refugio La Roca los esperaba un after ski, donde además disfrutaron de música en vivo. Todo, claro está, acompañado por la química que tienen. ¿Cuándo blanquearán Delfina Chaves y Albert Baró? Seguramente muy pronto…

Los días de Delfina Chaves y Albert Baró y sus corazones… ¡calientes! 3