El 20 de julio, Pepo protagonizó un trágico episodio cuando, tras un vuelvo del vehículo que manejaba, fallecieron los dos acompañantes que iban en el asiento de atrás: su representante Ignacio Abosaleh y el trompetista Nicolás Carabajal. El hecho ocurrió en el kilómetro 8,5 de la Ruta 63, a la altura de dolores.

Mientras espera ser juzgado por la justicia, será acusado de homicidio culposo, Pepo permanece encerrado en el calabozo de la Comisaría 1ra. de Chascomús. Según trascendió, se encuentra deprimido y aún lleva el cabrestillo en el brazo izquierdo, testimonio de las lesiones que sufrió.

Las únicas visitas qie recibe son las de sus abogados (que se turnan para ir, al menos, uno por día) y su familia: su madre, Julia Cavazo, su hermana Micaela, su medio hermano Jorge y su esposa Josefina Cúneo.
Foto: revista Gente