El director de Fundación Capital y expresidente del Banco Central , Martín Redrado , estuvo en Mesa Chica y ahí explicó que para resolver la situación económica de la Argentina es importante “estabilizar el tipo de cambio , ampliar los vencimientos de Lebacs y generar un plan económico que muestre que está bajando la inflación de manera consistente”. Y disparó: “Lo importante son los fundamentos de la política macroeconómica, si eso no está lo otro es para la tribuna”.

Tal como contó, últimamente, escucha a muchas personas que predicen que volverá la crisis del 2001 y el “corralito”. Sin embargo, él a sus clientes les aconseja que “no miren el presente y el futuro con el espejo retrovisor'”. Y, en línea con esto, planteó: “El llamado al Fondo Monetario Internacional (FMI) hace que todos simplificamos y en nuestras cabezas Fondo significa ‘crisis’ pero esta vez no hay crisis en el horizonte, lo que sí tenemos es el desafío de plantear un verdadero programa de crecimiento con estímulos”.

Para él, el ahora coordinador del ala económica del Gobierno, Nicolás Dujovne , debe “generar un programa integral donde impulse el consumo, la inversión y las exportaciones” y brindar “orden y convergencia” porque -según opinó- hoy hay un “gradualismo desordenado” y “equilibrios parciales” en cada ministerio dado que “cada uno trata de hacer lo mejor en su metro cuadrado “. Redrado aprovechó, también, para reconocer que el ministro de Hacienda “demostró buena capacidad para bajar el déficit” y que, de hecho, cumplió esta tarea que se le encomendó “mejor de lo que se venía haciendo”.

Redrado también dijo que para generar el equilibrio cambiario es importante que “un presidente del Banco Central nunca diga qué tiene en mente”. Así, aclaró: “Hay que trabajar con el factor sorpresa de manera que uno esté siempre un paso por delante del mercado y que el mercado no lo lea”.

Además, opinó que hoy la Argentina atraviesa un período de “tensa calma”, en el que se debe determinar “si el tipo de cambio final de equilibrio va a ser el de $25” y que hay que evitar “caer en el mismo error que año pasado: una tasa de interés tan alta hace que vengan capitales golondrina que entran y se van y nos dejan con muchísima exposición y volatilidad. La tasa del 40 mata cualquier actividad productiva, pero sobre todo mata a las PyMEs que viven descontando cheques y no tienen su propio capital de trabajo”.