Pulga Rodríguez

Luis Miguel Rodríguez, el Pulga, no fue un jugador más para Atlético Tucumán. Dejó su huella en el corazón de los hinchas y se convirtió en el ídolo máximo del club. Por eso la noticia de su partida pegó fuerte. Demasiado, se podría decir. “Me toca partir, me toca elegir un nuevo equipo, tomar un desafío importante para mi vida futbolística”, contó el delantero en el video-despedida que se viralizó desde la cuenta oficial del Decano. Pero hay algunos a los que no les termina de cerrar su adiós. Y las sospechas de un problema político están a la orden del día.

“Soy lo que soy gracias a la camiseta que vestí durante 11 años”, asegura el goleador, de 34 años y nacido en Simoca, en la misma grabación. “Espero que en el nuevo club pueda desplegar todo lo que hice en Atlético. Esta es mi decisión, poder emigrar. Ojalá que pueda hacer en Colón, las cosas que hice en Tucumán”, dice.

Y hace referencia a 11 años (con un breve paréntesis en Racing de Córdoba y Newell’s) en los que logró  todo lo que se propuso: fue goleador de la B Nacional, brilló en la A, en torneos internacionales y hasta fue convocado a la Selección cuando la dirigía Diego Maradona. En total, disputó 325 partidos con la camiseta de Atlético y convirtió 130 goles.

La Pulguita Rodríguez jugó 325 partidos con Atlético Tucumán y metió 130 goles (AFP).

La Pulguita Rodríguez jugó 325 partidos con Atlético Tucumán y metió 130 goles (AFP).

Pero… ¿qué hay detrás? “Se peleó con los dirigentes”, tiran algunos. “Es un tema personal”, lo defienden otros. Pero el comentario que más se escucha en Tucumán es que su partida es “por política”. Más precisamente porque luego de afiliarse al Partido Justicialista, se instaló que el Pulguita pensaba candidatearse como legislador.

Los rumores crecieron porque, casualmente, Guillermo Acosta, el otro integrante del plantel que se había adherido a las filas justicialistas, también continuará su carrera en otro club: acaba de ser vendido a Lanús.

Lo concreto es que Colón pagará 350.000 dólares para quedarse con el pase (y los goles) de Rodríguez. Y que el jugador firmará un contrato de dos años con una mejora económica al que tenía en Tucumán. Números que también sirven para explicar una de las bombas del mercado de pases. En el Decano, más allá de los rumores, lo que más inquieta es cómo reemplazar a un jugador de su categoría.

Por la tarde, el Pulga trató de aplacar los rumores y aseguró que la decisión de irse a Colón fue absolutamente personal. “Fue una decisión dura y la tomé con mi mujer el viernes a la tarde. La propuesta de Colón fue muy buena, y no se le puede decir que no. Pero además fue consensuada con los dirigentes de Atlético, porque al club le va a quedar una buena plata por mi transferencia”, explicó el delantero a Radio La Red.

Sentenció además: “Nadie me echó de Atlético”. Y descartó vinculaciones con la situación política. “El club no está ligado a la política, y tampoco es que soy candidato a gobernador”, aseveró, además de remarcar el “desafío profesional” de vestir otra camiseta. “Quiero hacer lo mismo que hice en Atlético”, afirmó, no sin antes asegurar que de todas maneras quiere retirarse en el Decano. La Pulga, está claro, hizo todo lo posible por eludir las polémicas, aunque no parece que haya podido tener tanto éxito con esa gambeta como dentro de la cancha.