El 24 de noviembre se juega el partido revancha entre River y Boca por la final de la Copa Libertadores. Cabe resaltar que el encuentro de ida terminó igualado 2-2 en la Bombonera. Conmebol confirmó esta tarde el árbitro encargado de impartir justicia en el Monumental.

Se trata del uruguayo Andrés Cunha, quién le ganó la pulseada a varios jueces que estaban en carpeta, entre ellos Néstor Pitana y Wilton Sampaio. Cunha liderará un nutrido equipo de jueces charrúas que estarán en el campo de juego y en el VAR. El primer asistente será Nicolás Tarán; el segundo, Mauricio Espinosa y el cuarto juez, el peruano Víctor Hugo Carrillo.

Cunha liderará un nutrido equipo de jueces charrúas que estarán en el campo de juego y en el VAR. El primer asistente será Nicolás Tarán; el segundo, Mauricio Espinosa y el cuarto juez, el peruano Víctor Hugo Carrillo.

En el VAR estarán Leodán González, Esteban Ostojich y Richard Trinidad, todos uruguayos. Completan la lista Martín Vázquez, de Uruguay, como observador VAR, y el asesor internacional Carlos Torres, de Paraguay.

El uruguayo de 42 años es un árbitro de raza, con valores inquebrantables, que podrá equivocarse o acertar en sus decisiones, pero siempre se desempeña con convicción cuando ingresa a un campo, buscando la ecuanimidad.

En la Copa América Centenario USA 2016, arbitró el partido entre Brasil y Perú, por la última fecha del Grupo B, que definía la clasificación a cuartos de final. Perú ganó por la mínima diferencia tras un gol con una mano solapada de Raúl Ruidíaz. Cunha tomó más de tres minutos en decidir la validez del gol, tras hacer consultas con sus asistentes. El encuentro terminó 1 a 0. Y no volvió a dirigir en el certamen.

Sin embargo, supo reponerse al error, y llegó al Mundial de Rusia 2018, en el que fue designado para arbitrar el partido inaugural del Grupo C entre Francia y Australia. En ese duelo utilizó la Asistencia Arbitral por Video por primera vez en la historia de la Copa Mundial, concediendo un penal para la selección gala.