La Selección argentina de handball, “Los Gladiadores”, se consagró esta noche campeona Panamericana en Lima 2019 tras vencer a Chile por 31 a 27, y sacó pasaje para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.
El equipo argentino, que le dio la decimoquinta medalla dorada a la delegación albiceleste, se había ido al descanso en ventaja por 15 a 14, pero en el complemento la superioridad y el talento de Diego Simonet, autor de 11 goles, le dieron a la Argentina un triunfo histórico.
Esta será la tercera vez consecutiva que el elenco nacional estará en un juego olímpico, como ya sucedió en Londres 2012 y Río de Janeiro 2016.

De esta manera, Chile obtuvo la medalla de plata, mientras que Brasil terminó tercero y se llevó la medalla de bronce tras superar a México por 32-20.
Ahora la delegación argentina tiene 15 medallas doradas, 15 de plata y 15 de bronce para totalizar 45 y afianzarse en el sexto lugar del medallero en estos Juegos Panamericanos Lima 2019, cuando faltan seis días para su finalización.
Con la obtención de esta presea el elenco albiceleste igualó la producción lograda en Toronto 2015, cuando se llevó 15 doradas, 29 de plata y 31 de bronce, para totalizar 75 medallas y quedar en la séptima colocación.

El primer tiempo lo tuvo como dominador a Argentina, al menos hasta la mitad, pero con la capacidad de Erwin Feichmann, el equipo chileno se acercó en el marcador.
Argentina tuvo en Diego Simonet a su mejor hombre y su derecha fue lapidaria para el arco trasandino, más allá que el equipo chileno jugó con dureza.
Pero todo lo que podía potenciar a la selección del español “Manolo” Cadenas, se evidenció en la red, porque Diego Simonet fue contundente, el ingreso de Sebastián Simonet -quien en inferioridad física marcó tres goles- y la actuación del arquero Shultz, revitalizaron a un equipo que tenía el objetivo claro.
El equipo chileno hizo muchas faltas y si bien llegó a estar cerca en el tanteador, la diferencia de entre 5 y 6 goles se hizo cada vez más firme.
Por momentos Argentina pecó de nerviosismo para poder ordenar el juego, ante una selección trasandina que trató de seguir el ritmo albiceleste, pero cometió errores que los pagó caro.