Moria Casán tiene años de experiencia en el medio y sabe gestionar los escándalos. Y así como el otro día levantó polvareda al contar una reunión de figuras y directivos de América que casi termina con golpes de puño y que expuso traciones, ahora dio a conocer que no había brindado todos los detalles de ese polémico encuentro, relató más peripecias y, con tan solo una palabra, apuntó contra una de las protagonistas de pelea, Mónica Gutiérrez, luego de que Ángel de Brito revelase que ella fue una de las presentes en ese conflicto que hubo entre Jorge Rial Agustín Vila, responsable del Comité Ejecutivo del grupo empresarial.

La diva había disparado en primera instancia contra el conductor de Intrusos, asegurando con su característica ironía que él “está en la televisión gracias a ella”, y luego, sin otorgar nombres propios, hablando del enfrentamiento entre uno de los capos de la emisora y un “misógino”. “Estuvo a punto de agarrarse a piñas con uno de los dueños del canal. Después de eso nos quedamos los dos con una de las féminas de gerencia, y yo le dije: ‘Sos un sorete mal cagado’. Él, lejos de enojarse, y yo menos porque estaba divertida, ¡me abrazó y nos reímos! Ninguno mata a ninguno, mucha vayaina, pocos huevos y traiciones”, escribió la actriz en Twitter días atrás.

En las últimas horas, el periodista de El Trece otorgó las identidades de ese escándalo, y en consonancia con una serie de chicanas entre Rial y Gutiérrez por sus diferencias ideológicas que vienen desde años, la One se volvió a volcar a la red social del pajarito para utilizar el teclado de la misma manera en que usa su lengua karateca, y la exfigura de América fue chicaneada de la misma manera en la que viene siendo criticada desde hace rato.

¿No se acuerda señora qué le ofrecí? Estaba muy nerviosa con la incomodidad del momento, y temblando, la tomé de la mano y al lado suyo estaba otra mujer, eso es lo de menos, que bajo que saque esa conclusión berreta de algo que supuestamente había ofendido su ética”, comenzó el mensaje de la morocha, en el que también reveló que, en esa misma reunión, al parecer hubo un problema de salud falso.

“Pensamos que le iba a dar un infarto, ¿entonces lo actuó? ¡Que feo momento entre un buque y un bote! ¿A quién le creo? Te importa más que quede claro que no tomaste nada que tu supuesta dignidad pisoteada. Qué abajo. Tutorial. Soreteidad para todes”, concluyó la presentadora de televisión y radio, con su típico léxico excéntrico, haciendo mención del histórico evento por el que Jorge critica a Mónica constantemente: la cobertura periodística que hizo de unas inundaciones en el año 2015.

Según amplió el periodista Nicolás Coppa en el diario Clarín, el estallido en ese encuentro en las oficinas del canal de Palermo ocurrió justamente por la “pica” que hay entre Rial y Gutiérrez, más allá de los cuestionamientos de Moria hacia el líder del ciclo de chimentos por haberlo tenido que reemplazar durante cuatro meses por su licencia en 2018.

El marido de Romina Pereiro criticó a la mujer que luego se mudaría a El Trece por su famoso trabajo sobre un bote, y esta le contestó que él era parte de una “campaña K”. El hijo de Daniel Vila quiso poner paños fríos a la discusión, y cuando le pidió al periodista de espectáculos que se calmara y se vaya, este no acató y elevó el tono del intercambio de palabras, esta vez, con insultos de por medio.

Según trascendió, no hubo trompadas porque pudieron separarlos a tiempo, y Mónica Gutiérrez tuvo que colgarse de la espada de Agustín Vila para que el enfrentamiento no desemboque en violencia física.

L.L.

Galería de imágenes