Nicolás Wiñazki no dejó pasar la imitación a modo de burla que Verónica Lozano hizo de él por su crítica a la cuarentena obligatoria por la pandemia de coronavirus que le impide ver a su sobrina recién nacida, y le contestó en Todo Noticias diciendo que ella podría estar afectada por el aislamiento, así como también se dirigió a quienes lo repudiaron en las redes leyendo sus comentarios en vivo.

Ni bien iniciado el envío, el periodista fue presentado por Guillermo Lobo con un anuncio sobre lo que iba a hablar en su segmento titulado Al hueso, el mismo en el que hizo su editorial para contar que él ni el resto de sus familiares pudieron ver a la bebé. “Estoy muy sorprendido por la repercusión de lo que dije ayer y por el tono de algunas respuestas. Pero bueno, también contento porque dije que tal vez ayudaba a pensar y ayudó. También por la gente que me ha insultado, la verdad es que es sorprendente. Ayer conté algunas vivencias personales sobre la cuarentena que generaron una repercusión muy fuerte”, comenzó el conductor de TN Central, ante la atenta mirada de su colega y su compañera de dupla, Carolina Amoroso.

Ya en su sección y con los Rolling Stones de fondo, Wiñazki dijo que el aislamiento tiene mal a mucha gente, aseguró que no militó la “anticuarentena” y que tan solo hizo preguntas. “Argentina ya tiene el récord mundial de cuarentena y está bien. Es increíble que me tenga que explicar a mí mismo, pero las repercusiones fueron increíbles. Conté eso preguntando cosas, porque también tiene que ver con la economía y el sistema de salud, que se preparó en un país que es recontra pobre, que es algo que nos tiene que entrar en la cabeza, pienso yo”, sostuvo en el inicio de su editorial.

“Hubo comentarios de todo tipo, algunos penosos, otros chupamedias de algún sector nacional o provincial. Otro que se enojó porque hablé de Cristina Kirchner, pero lo dije porque están usando la pandemia para garantizarse ciertas cuestiones de sus problemas personales, como por ejemplo, impunidad en los tribunales. Esto es así, Cristina Kirchner logró ralentizar todas las causas en su contra”, continuó el periodista del Grupo Clarín.

Me causa gracia

“Hice un comentario personal y me sorprendió lo que dijo una excompañera de TN, Vero Lozano, que me imitó, y no tengo ningún problema con que me imiten. Me causa gracia“, aseguró Wiñazki antes de presentar el video de la conductora de Telefe burlándose de él.

“Me sorprende lo de Vero Lozano, no porque me imite, sino porque quizás le afectó la cuarentena. ¿Nos estamos volviendo todos locos? Vero, vos sos psicóloga, y yo lo que hice fue preguntar sobre hasta cuando va a seguir la cuarentena, que es lo que se pregunta gran parte de la sociedad. Quizás Lozano no lo sabe, pero hay gente que la está pasando recontra mal. No lo quiero personalizar, pero fue uno de los ejemplos que me asombraron, ¿tanto quilombo con lo que dije? Pido disculpas por ser autorreferencial, lo hice porque me parecía gráfico”, le respondió el excolumnista de Lanata sin filtro a su colega. 

“Yo decía lo de Cristina Kirchner y cómo algún sector del poder intenta avanzar sobre las libertades, pero no nos tiene que sorprender porque también hay un sector de la sociedad que es igual de autoritario. Las opiniones son libres, los hechos son sagrados. Es un comentario mío que compartí con ustedes para ayudar a pensar. No milité la anticuarentena. Él que si lo hizo fue Mario Firmenich, exjefe de Montoneros, que dijo que si no levantan la cuarentena va a haber un estallido social, o Pablo Moyano“, siguió Nicolás.

“Ese sector de la sociedad autoritario refleja un poco la clase de dirigencia política que tenemos”, enfatizó el periodista, que luego procedió a leer algunas de las críticas que recibió en las redes sociales, donde lo tildaron de “ser horrible”, “roñoso”, “gordo” y también recibió insultos.

Realmente creo que la cuarentena está afectando, saltaron todos

“Yo solo hice preguntas. ¿No se las hicieron ustedes?. ‘¿Hasta cuándo va a durar esto?’ y ‘¿Por qué?’, fueron casi preguntas de un chico. Realmente creo que la cuarentena está afectando, porque saltaron todos. Yo no milito la anticuarentena, y estamos hablando con infectólogos todos los días”, sostuvo el hijo de Miguel Wiñazki, citando además ejemplos de casos difíciles que mucha gente vivió por el aislamiento obligatorio, como la muerte o enfermedad de un familiar.

“No pedí levantar la cuarentena para nada, pero quizás lo que dije generó como un espejo de deseo de gente que sí quiere levantarla y tal vez no se anima a decirlo. Vivan su vida, anímense a hacer, digan ustedes lo que piensan. No quiero exagerar ni ponerme en el centro de nada, pero realmente fue asombrosa la repercusión. Muchos colegas, y otros que dicen serlo, hablaron de esto mismo, militar la anticuarentena, eso es bajada de línea. El abogado de la doctora Kirchner, Gregorio Dalbón, me dijo imbécil. ¿Por qué? Porque no dije lo que dije. Yo dije que hay abuelos que se mueren y la familia no puede estar en el entierro, y no solo abuelos, con cualquiera que se muere no pueden estar los deudos”, expresó indignado el escritor.

Para cerrar su segmento, el conductor les pidió a sus detractores que lo sigan llamando de las mismas formas e insultándolo si eso los tranquiliza y los pone contentos durante la cuarentena por el coronavirus.

“Sí, soy gordo, pelotudo, judío, estúpido, soy todo eso que dijeron. Hablo como el Topo Gigio. Sigan diciéndome así si los hace feliz y los tranquiliza. Me dijeron, como si fuera despectivo, que soy puto. No sean homofóbicos. Bueno, soy gordo, trolo, judío, imbécil, imitenme, cáguense de risa. Acá estamos, viviendo como fantasmas en una ciudad fantasma”, concluyó Wiñazki.

L.L.

Galería de imágenes