osvaldo jaldo

En los 38 minutos que tiene el audio que se le adjudica al intendente de Tafí del Valle, Francisco Caliva (Acción Regional), el vicegobernador Osvaldo Jaldo es invocado en al menos 12 oportunidades: seis veces se los menciona por su apellido y ocho, por su cargo público.

En la grabación, quien sería el jefe municipal tafinisto le propone al edil Juan Carlos Rivadeneira (Juntos Podemos) un encuentro con el titular de la Legislatura para cerrar un acuerdo para votar a favor de una mesa de conducción oficialista en el Concejo de Tafí del Valle a cambio de dinero y cargos políticos. “Yo quiero hablar con él. Vos traelo para acá y yo le voy a ofrecer lo que tenga que ofrecer”, es una de las frases que quien sería el intendente utiliza para intentar tentar al concejal y se la adjudica al vicegobernador.

Jaldo, sin embargo, negó ayer vínculos con la oferta y le adjudicó el audio Caliva, a pesar de que él no admitió ni negó ser el protagonista. “Lo del audio en que se me involucra es parte de un lío político que hay en los valles. Lo dicho por Caliva surge, sin dudas, de su estrategia de conseguir poder en la intendencia. Pero yo no tengo nada que ver con el compromiso que quiso asumir invocándome a mí. Yo ya lo desautoricé”, manifestó el titular de la Legislatura en diálogo con LA GACETA.

Audio adjudicado

Desde la ceremonia de la reasunción de la intendenta de Juan Bautista Alberdi, Sandra Figueroa (Frente Justicialista), el tranqueño se volvió a despegar de la grabación que comenzó a difundirse el fin de semana y que provocó un escándalo político. “Ya lo dije y lo insisto: no tengo nada que ver con lo que dice Caliva”, subrayó, al tiempo que dejó entrever que la difusión del audio estuvo motorizada por un sector opositor al ex concejal.

El edil Rivadeneira aseguró que el diálogo existió. Otra de las personas mencionadas en la grabación fue la concejala Jéssica Yapura Astorga, de su mismo bloque, quien admitió que la grabación llegó a su teléfono el sábado pasado. El audio se viralizó en poco tiempo, y el lunes ya había sido volcado a distintas redes sociales y en medios de comunicación.

“Son líos de ellos”

Yapura Astorga, junto a sus pares Sonia del Carmen Saavedra y Rivadeneira, procuraron impedir la asunción de Caliva, que se dio el miércoles. Plantearon que el intendente tenía condena firme por un homicidio culposo que protagonizó en 2015 y que costó la vida al ciclista Gustavo Javier Alvarez. También se esgrimieron los dichos del audio, entre ellos de cohecho. A pesar de ello, los dos últimos ediles estuvieron presentes en la ceremonia del miércoles.

Jaldo insistió con que “todo lo que pasa son líos de ellos”, y a pesar de la grabación respaldó la asunción de Caliva como electo de Tafí del Valle. “El Gobierno hizo respetar la voluntad popular de un hombre que tuvo la mayoría de votos y careció de impedimento legal para ejercer su cargo”, aclaró el vicegobernador. Y agregó: “ahora todos tienen que ponerse a trabajar para sacar adelante esa villa veraniega. Hay que renunciar a las diferencias políticas”.

Se supo que las palabras adjudicadas a Caliva crisparon los ánimos puertas adentro de la Casa de Gobierno. Sin embargo, a excepción de Jaldo, desde el oficialismo provincial se optó por el silencio. Hasta ayer, el gobernador Juan Manzur no había hecho declaraciones al respecto, y los funcionarios de las líneas inferiores se excusaron de referirse al tema -ya sea para defender o no a Caliva- o directamente dejaron que se marcaran las dos tildes azules en los mensajes enviados a través de Whatsapp solicitando una entrevista. Al parecer, las casi 7.000 palabras que se escuchan en la grabación por ahora son demasiado.

A la Intendencia por un acople

Caliva llegó a la intendencia de Tafí del Valle a través del acople oficialista Acción Regional, que comanda el legislador Juan Ruiz Olivares. El 16 de febrero, el candidato a jefe municipal había sido presentado en la Legislatura. En la filmación de aquel día, subida en la cuenta de Youtube de Jaldo, se lo ve a Caliva junto al vicegobernador y a Ruiz Olivares.

En el audio se hace mención en ocho oportunidades al líder de Acción Regional, y se manifiesta que la cúpula de la Legislatura le quitaría poder (fue vicepresidente primero en la gestión anterior). “Ya lo han hecho a un lado”, se expresó.

Desde el espacio político se explicó que el legislador está dolido por la situación y que no realizará declaraciones hasta tanto no dialogue con Caliva. Sin embargo, remarcaron que Ruiz Olivares “no tiene nada que aclarar” respecto al audio.

En la grabación atribuida al intendente tafinisto se escuchan ofertas de soborno como: dos nombramientos en la Legislatura (“¿Sabés cuánto están cobrando ahora? $ 42.000. Vos podés poner uno y de ahí sacás; de ahí le das $ 15.000, si trabaja”, se menciona en la grabación); además de $ 55.000 para gastos del Concejo (“…pagando luz y teléfono te quedan unos $ 49.000“); $ 50.000 como “compromiso extra”, que ante el silencio del interlocutor se incrementa a $ 70.000 (“…te lo voy a dar en la ciudad, donde sea, de eso me encargo yo. Ese es compromiso mío”.); dos cargos políticos; $ 3.000 en efectivo para combustible; maquinaria pesada a disposición para hacer trabajos barriales; y que administre obras de construcción (“Yo te voy a dar obras ‘bajo poncho’ para que no sepa nadie, ¿me comprendés? Para que vos la laburés y quedés de 10”).

En un cálculo rápido realizado por quien ejecuta la oferta, se explicó al edil que con todos esos “beneficios” iba a recaudar al año alrededor de $ 2,4 millones. “Que de eso vos des un un millón y medio, te quedan 800.000 pesos para vos. Para que hagás tu (audio incomprensible) o guardalos para que después cuando la necesités y tengás que salir a timbear, tengás para salir a timbear”, se expresó en el audio.

El legislador radical José Ricardo Ascárate presentó esta semana una cuestión de privilegio para que se inicien acciones jurídicas contra “Pancho” Caliva. Hasta ayer, sin embargo, no se supo que la Justicia haya actuado en el caso, tampoco de oficio.

La asunción del intendente estaba programada para el jueves 7, aunque finalmente se dio el día previo. La ceremonia se realizó con una fuerte custodia policial, aunque no se registraron incidentes.