Aterradoras declaraciones de Belén, víctima del anestesista

La joven golpeada por el médico rompió el silencio mientras se recupera del ataque en una clínica y confesó que el hombre: "Se fue de mambo con la droga". Luego recordó: “No dejaba de pegarme, me cagó a palos”. Además, dijo: "Cuando pude salir grité, y un vecino me escuchó, sino estaría muerta".

1383   2/02/2017 Rogelio Parolo

Belén Torres, la joven de 21 años golpeada por un anestesista en un departamento del barrio porteño de Palermo, sostuvo este jueves que si no “hubiese salido a gritar” pidiendo auxilio “estaría muerta”, y relató que el hombre se fue “de mambo con la droga”.

Torres, quien se encuentra internada en una clínica a raíz de las heridas provocadas por la agresión, admitió que ella consumió crack con el médico anestesista Gerardo Biliris, al remarcar: “Yo estaba igual de drogada que él y en ningún momento pensé en matarlo”.

La joven contó que el lunes pasado estaba en el departamento de Biliris por “un tema de trabajo” y a la noche el hombre “se fue a comer con una amiga”, y luego regresó.

“Volvió y se empezó a drogar, cuando se empezó a drogar se va de mambo con la droga y pasa lo otro, de que me empieza a pegar”, recordó Torres en diálogo con diferentes medios de comunicación.

Además, recordó que: “Todo adelante mío y yo con él, me habilitaba a que yo podía hacerlo (de consumir crack)”. Según la chica, Biliris empezó a “temblar, se puso de costado y empieza a pegarme muy fuerte, y decir que me va a matar”.

“Me empieza a pegar en la espalda muy fuerte… Los dos estábamos igual, pero yo no tenía la intención de matarlo a él”, subrayó Torres. Luego agregó: “Se mantiene en pie y me empieza a pegar, había sangre por todos lados… Patadas, piñas, de todo… eso es voluntariamente”.

La defensa del anestesista planteó el pasado miércoles que su cliente actuó de esta manera como consecuencia del exceso de consumo de droga bajo un estado de convulsión.

“No dejaba de pegarme, me cagó a palos”, indicó Torres, quien logró salir del departamento y pidió auxilio a los vecinos.

En ese sentido expresó: “Salí de la casa de él y empecé a gritar a los vecinos, uno me escuchó, se ve que alguien me escuchó por suerte, porque si no estaría muerta”.

Cuando le consultaron si se arrepentía de algo, la joven contestó: “De haberlo conocido”. Torres reconoció que se contactó con Biliris a través de la red social Tinder y manifestó: “Yo nunca pensé que me iba a hacer esto”.

Billiris, de 40 años, coordinador de anestesiología pediátrica del Hospital Militar, continua detenido por el caso, mientras su abogado solicitó la excarcelación debido a “una convulsión violetna involuntaria”, tras consumir drogas en exceso.

Mira las declaraciones del padre

554

LE PUEDE INTERESAR
COMENTAR
ÚLTIMAS NOTICIAS