Carrió se fue de viaje a Miami sin opinar del polémico decreto

Estará allí hasta el 13 de diciembre para participar de charlas y conferencias.

404   3/12/2016 Gastón Banegas

En medio de la polémica por el blanqueo, la diputada Elisa Carrió –una de las impulsoras de excluir a los familiares de los funcionarios– viajó a Miami hasta el 13 de diciembre, con el objetivo de participar de charlas, una de ellas sobre el blanqueo, y conferencias.

El pasaje y los viáticos de cuatro de los días fueron abonados por el Congreso, según informaron oficialmente sus voceros, por un total de US$ 1.062. La diputada recibió varias invitaciones durante el año y planeó el viaje hace dos meses.

Según dijo a PERFIL uno de sus voceros, el pasaje –en clase ejecutiva por razones de salud– fue abonado por la Cámara de Diputados porque se trata de una actividad oficial. “No se fue de vacaciones”, aclaró. Y añadió que la legisladora y aliada de Cambiemos no utiliza pasajes de la Cámara desde 2001. Actualmente, es la presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores.

Aunque Carrió aún no se pronunció sobre el blanqueo, una de sus colaboradoras, Paula Oliveto, advirtió que no está de acuerdo con el decreto del presidente Mauricio Macri, que modifica la ley votada por el Congreso.

El lunes, Carrió participará de una charla en la sinagoga Beth Torah y de una cena con el Comité Latino de Beth Torah. El martes tendrá un almuerzo y una charla en el Hotel Marriot de Miami, en donde se referirá al blanqueo. El miércoles brindará otra charla en Florida International University, invitada por la Universidad.

El jueves mantendrá reuniones con instituciones y autoridades. El viernes participará de una reunión con el Departamento de Justicia. Y el lunes siguiente tendrá un encuentro, “a confirmar”, con instituciones y autoridades. El otro martes regresará a la Argentina.

En el último tuit que escribió Carrió, poco tiempo después de que se conociera el decreto de Macri, advirtió: “Todos los que vieron o participaron de hechos ilícitos y no lo denunciaron no pueden hablar. Al final siempre se descubre la verdad”.

Una foto de Carrió en el aeropuerto de Ezeiza empezó a circular ayer en las redes sociales. Ante la pregunta sobre si creían que había sido víctima de un espionaje, un vocero de la diputada respondió que no. La noticia fue publicada temprano por portales afines al kirchnerismo, con críticas a la legisladora y captura de pantalla del pasaje. Más tarde, se conoció la respuesta oficial del entorno de la diputada. “No tienen mucho para espiar”, ironizó un colaborador de la legisladora.

La relación entre el Gobierno y Carrió es tirante. La aliada de Cambiemos no se queda callada ante lo que considera son cosas a modificar por el Presidente. En la disputa entra el blanqueo, los operadores judiciales, la continuidad del presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, y la relación con Sergio Massa. Sin embargo, cuando festejó los 15 años de la Coalición Cívica, la diputada estuvo acompañada por la plana mayor del Gobierno, que la respalda en público y la reivindica como una aliada.

LE PUEDE INTERESAR
COMENTAR
ÚLTIMAS NOTICIAS