Detenido, Lázaro Báez quiere volver a ser contratista del Estado

El dueño de Austral Construcciones quiere volver al ruedo. El objetivo: saldar deudas con acreedores.

291   17/11/2016 Gastón Banegas

Por medio de un recurso ante la Justicia, la empresa de Lázaro Báez, Austral Construcciones S.A., le pidió al Estado que le devuelva la obra pública. El objetivo es poder afrontar las deudas y evitar que el patrimonio “sufran mayores perjuicios comerciales y económicos”. El pedido fue realizado semanas atrás, el mismo día en el que Cristina Kirchner se presentaba ante el juez federal Julián Ercolini, que investiga los desvíos de dinero en la obra pública vial de Santa Cruz.

Ocurre que el futuro comercial de la empresa de Báez se encuentra en jaque. Días atrás, los abogados del empresario K solicitaron el concurso preventivo de acreedores, un paso previo a la quiebra de la compañía. En esa presentación, se supo en las últimas horas, pidieron volver a ser contratistas del Estado.

En el pedido que llevaron a cabo ante la Justicia, los abogados de Báez señalaron que “a fin de evitar que Austral Construcciones y todo su patrimonio sufran mayores perjuicios comerciales y económicos como consecuencia de actos unilaterales intempestivos y antijurídicos, solicito que ordene con carácter de medida cautelar al Ministerio del Interior, Obras Públicas y Vivienda y/o al Ministerio que corresponda en su caso que mantenga vigente e inscripta a Austral Construcciones S.A. como proveedora del Estado”.

El pedido tuvo lugar el 31 de octubre, el mismo día que se presentó en Comodoro Py la ex presidenta, en el marco de la causa que investiga el desvío de millonarios fondos de la obra pública vial hacia la empresa de Báez en Santa Cruz. Según la presentación del empresario detenido desde abril, la “construcción de obra pública podrá ser en el futuro una de las actividades que la concursada realice a fin de regularizar su actividad comercial”.

Así, pretenden “cumplir con su objeto social, todo a fin de superar el estado de cesación de pagos que atraviesa actualmente y en favor de su patrimonio, sus acreedores y la fuente de trabajo de sus empleados”. Por ahora, la Justicia no se expidió sobre los pedidos de Báez.

Según Clarín, la jueza María José Gigy Traynor no definió si aceptaba o rechazaba el pedido de abrir el concurso de acreedores. Por ahora, se limitó a solicitar más de veinte declaraciones de Austral Construcciones. Es que encontró una serie de inconsistencias llamativas: la empresa adujo como fecha de cesación de pagos un cheque que no pudo abonar por $72 mil, el 29 de abril. Sin embargo, semanas más tarde afrontaría un millonario pago por más de $6 millones.

¿FUTURO COMERCIAL?

En el pedido que hicieron los Báez ante la Justicia comercial también solicitaron que la AFIP le restituya a Austral el certificado fiscal que los habilita a ser contratistas del Estado. Pero también pidieron que se permita operar sin restricciones las dos cuentas de los bancos Nación y de Santa Cruz, con el objetivo, aclararon, de abonar los sueldos de 115 empleados que aún conservaban.

Se trata de cuentas que están en la mira de la Justicia y que podrían aportar datos sobre las maniobras que estuvieron en manos de Lázaro.

LE PUEDE INTERESAR
COMENTAR
ÚLTIMAS NOTICIAS