Caso Nisman

Cristina rechazó la acusación de Nisman y habló de un asesinato

La muerte del fiscal. Discurso por cadena nacional desde Olivos.

267   27/01/2015 Gastón Banegas

A ocho días del hecho que conmocionó al país, por cadena nacional, Cristina Kirchner habló por primera vez sobre la muerte del fiscal Alberto Nisman y volvió a considerarla un asesinato, como había hecho por las redes sociales. Lo comparó con el crimen del militante del Partido Obrero, Mariano Ferreyra, y le pidió a la Justicia “investigar en serio” para esclarecer el caso y encontrar a los culpables.

Fue en un mensaje grabado en Olivos, vestida de blanco y en silla de ruedas, en el que defendió el memorándum de entendimiento con Irán por la causa AMIA, descalificó la acusación de Nisman contra ella, el canciller Héctor Timerman y otros dirigentes kirchneristas por presunto encubrimiento a los iraníes acusados de planificar el atentado a la mutual judía y anunció un proyecto de ley para disolver la Secretaría de Inteligencia y crear una nueva agencia, que enviará al Congreso para ser tratado en sesiones extraordinarias en febrero (ver pág. 5).

“En este caso tiene un gran desafío, como lo tuvo cuando se produjo el asesinato de Mariano Ferreyra: demostrar que es posible encontrar a quien mató a alguien, que es posible enjuiciarlo con los jueces de la Constitución, condenarlo de acuerdo con lo que prescribe nuestro Código Penal y reconstruir la confianza de todos los argentinos en su Poder Judicial”, aseguró la Presidenta, luego de negar que en su primera carta de las dos que publicó en Facebook hubiera dado por descontada la hipótesis del suicidio, al argumentar que lo había escrito entre signos de interrogación. En su segundo mensaje por las redes sociales lo descartó de manera tajante: “El suicidio (que estoy convencida) no fue suicidio”.

La fiscal Viviana Fein, que lleva la investigación de la muerte de Nisman, caratuló el caso como “muerte dudosa” y no descarta ninguna hipótesis, incluida la del suicidio. En un tramo de su discurso la Presidenta le apuntó a Diego Lagomarsino, empleado de la Fiscalía del caso AMIA, a quien la fiscal imputó ayer por haberle entregado a Nisman el arma encontrada junto a su cadáver (ver pág. 7). Cristina lo calificó como “opositor” por sus expresiones en Twitter.

“¿Me están tomando el pelo o estás hablando en serio?”, relató que le dijo a la ministra de Seguridad, Cecilia Rodríguez, cuando en la madrugada del lunes la informaba sobre “un incidente en el departamento del fiscal, con un charco de sangre” en el baño. “A esa hora se enteró la Presidenta de este desgraciado suceso”, dijo, sin expresar condolencias a la familia del fiscal.

También volvió a descalificar la denuncia presentada por Nisman cuatro días antes de su muerte: la consideró “absurda” e insistió en su hipótesis de que no había sido escrita por él, como había sugerido en Facebook: “No hay un solo abogado que pueda creer que haya sido escrito por un abogado y menos por un fiscal”, ratificó, y atribuyó a sectores de los servicios de Inteligencia el regreso de Nisman al país y la presentación de la acusación “en el marco de la conmoción por los sucesos de París”.

En los primeros minutos de la cadena, que duró casi una hora, negó que Néstor Kirchner hubiera tomado la decisión de que Nisman quedara al frente de la unidad especial de investigación del atentado a la AMIA: “Fue designado por la Procuración, a cargo de Esteban Righi. De ninguna manera dependió del Poder Ejecutivo”. También hizo un repaso de la causa desde su inicio, de su actuación como integrante de la comisión especial como legisladora y se refirió al impulso de los juicios por delitos de lesa humanidad para asegurar que “el compromiso de nuestro Gobierno fue combatir la impunidad”.

Luego de defender el acuerdo con Irán, al que calificó como un “salto cualitativo muy importante” para tomarles declaración a los acusados y que “la causa saliera de la parálisis”, apuntó a la ex SIDE por reaccionar contra el memorándum con un “bombardeo” en el que incluyó las causas judiciales que la involucran: “Una serie de denuncias de lo más insólitas contra esta Presidenta comienzan a sucederse con un ritmo de vértigo con la complicidad de un grupo de fiscales, jueces, periodistas. Se empezó a hacer desde algunas oficinas del propio Estado nacional”. Y que la situación se agravó a partir de su decisión de desplazar a agentes de la SI en diciembre, entre ellos a Antonio “Jaime” Stuiso, aunque ayer no le apuntó directamente.

Fue el paso previo al anuncio del proyecto para reformar el sistema de Inteligencia “que evidentemente no ha servido para los intereses nacionales”. Los bloques oficialistas en el Congreso buscarán sancionarlo el mes próximo, luego de 11 años de gobiernos kirchneristas y a poco más de 10 meses de que Cristina entregue el poder. La Presidenta adelantó que el texto llegará al Parlamento esta semana, junto con el llamado a sesiones extraordinarias, antes de viajar a China.

Sobre el final se mostró desafiante –durante la mayor parte mantuvo un tono firme aunque sin sobresaltos- en su disputa con un sector del Poder Judicial. “A mí no me van a extorsionar, yo no les tengo miedo. Que hagan las denuncias que quieran”, dijo.

LE PUEDE INTERESAR
COMENTAR
ÚLTIMAS NOTICIAS