Actualidad

José López: “Alperovich fue el mejor gobernador que tuvo la provincia. Yo seré una mezcla de él y Gelsi”

166   26/01/2015 Gastón Banegas

El secretario de Obras Públicas de la Nación, José López, se comunica desde Rusia; más precisamente, desde Moscú. Su voz no tirita, pese a los -6° C que registra el termómetro. De hecho, de sus palabras se desgrana que se trata de una temperatura agradable, si se la compara con los -19° C que se esperaban para la jornada siguiente. López viajó hasta allí en misión oficial; en busca de recursos para que se construya una represa en Neuquén. Según cuenta, más adelante volverá a la capital rusa; esta vez para gestionar una obra que Tucumán precisa: el dique de Potrero del Clavillo. “Pero eso será durante mi gestión”, dice… mitad en broma, pero mitad en serio.

Y es que seria es la pretensión de López de suceder al gobernador, José Alperovich. Sobre este y sobre otros temas relacionados con ese plan dialogó: consideró que, aunque la dupla integrada por Juan Manzur y por Osvaldo Jaldo ya camina la provincia con traje de candidato, nada está dicho; y que la postulación por el oficialismo se definirá por consenso. En ese acuerdo sugiere -aunque no lo menciona por su nombre- que debería incluirse al intendente de la capital, Domingo Amaya. De la oposición no habla; apela a la metáfora futbolística que usan los clubes que están a un paso campeonar o de descender: “dependemos de nosotros”.

– ¿Quiere ser gobernador?

– Soy tucumano; nací, me crié y me formé en mi provincia. Hice la primaria en la escuela de Los Vegas, la secundaria en la ENET N° 1 de Concepción y me recibí de ingeniero civil en la UNT. Por circunstancias de la vida tuve que vivir y desarrollarme profesionalmente en Santa Cruz y, luego, en Buenos Aires. Desde 2003 venimos haciendo cientos de obras en la provincia, para mejorar la calidad de vida de los tucumanos -nunca se hizo tanto como con Néstor (Kirchner), Cristina (Fernández) y Alperovich-. Quiero seguir trabajando por mi gente, para mejorar la seguridad, la educación, para generar más empleo; quiero devolverle a Tucumán todo lo que me dio. Y si uno pretende transformar una provincia debe hacerlo desde el Ejecutivo; es fundamental.

– Alperovich no bendijo un candidato, pero la dupla Manzur-Jaldo se muestra como tal. ¿Cree que puede ser el postulante oficial del espacio? Si no, ¿iría por afuera?

– Todos formamos parte del proyecto nacional y popular que conduce la Presidenta. Desde su lugar cada uno aporta lo mejor para seguir construyendo el país que incluya a los 40 millones. Acá no hay sitio para proyectos personales; y, por suerte, en nuestro espacio político -lo que no sucede en otros partidos- tenemos dirigentes de alto nivel, con experiencia, compromiso y capacidad para garantizar cuatro años más de crecimiento, de trabajo con inclusión. Cada uno tiene características y virtudes. Yo tengo muchas ganas de seguir trabajando por Tucumán.

– Pero, ¿cree que el gobernador se inclinará por usted?

– Creo que esto se va a definir en el marco de un consenso. Es lo mejor, teniendo en cuenta que todos participamos del mismo proyecto y hemos venido trabajando juntos. Debemos estar abiertos a distintas alternativas, no nos podemos cerrar. Cuando el peronismo se cerró y se miró al ombligo perdió las elecciones.

– ¿Lo incluye a Amaya?

– El peronismo debe estar comprendido, y generar un consenso. Nosotros participamos de un mismo proyecto, y hemos venido trabajando juntos; debemos estar abierto a distintas alternativas.

– La Constitución dice que para ser gobernador se debe tener dos años de residencia en la provincia. ¿Los tiene?

– Sí. Hice el cambio de domicilio el 29 de octubre de 2013. Además, el domicilio es un elemento que fija residencia, pero también hay otras cosas, que tienen que ver con el arraigo, con lo que uno hace por su tierra, con la identidad. Todas esas cosas las reúno para poder trabajar por mi provincia.

– La obra pública, área en la que usted actúa, fue el sitio en el cual más veces se poso la lupa para distintas denuncias. ¿Le preocupa?

– En lo personal no tengo ninguna denuncia específica por gestión. Mi consciencia está absolutamente tranquila, en cuanto a mi situación. No tengo ningún problema, ninguna dificultad. No obstante, soy respetuoso de la Justicia.

– Se oyeron rumores que decían que quería ser candidato para buscar fueros. ¿Es así?

– A ver, si tengo la consciencia absolutamente tranquila no tengo que estar preocupado por ninguna situación; y, por lo tanto, no tengo que buscar absolutamente nada.

– ¿Qué debe ser prioritario para el próximo gobernador?

– Tucumán necesita consolidar el desarrollo de estos años, pero también es necesario afrontar el futuro con proyectos de largo plazo. Por eso implementamos el Foro de Planificación y Desarrollo Tucumán 2030, del que participan todos los sectores de la sociedad; para consensuar qué provincia queremos y cómo la queremos hacer.

– Y yendo a lo concreto…

– Tucumán debe ser la capital del norte y explotar todo su capital, que es enorme. Para eso se precisa traer inversiones que generen empleo genuino; y eso se hará mejorando la seguridad y recuperando la cultura del esfuerzo y del trabajo. Además, hay que seguir invirtiendo en ciencia aplicada a la producción, para generar progreso y desarrollo; hay que avanzar en más obras viales, y consolidar a la provincia como centro logístico regional; hay que fortalecer el transporte de carga y complementar lo ferroviario, lo vial y lo aéreo; hay que seguir invirtiendo en infraestructura, en especial, en las rutas transversales, para darle más competitividad al productor; hay que hacer obras que mejoren la distribución de la energía; hay que fortalecer nuestro sistema educativo público y capacitar a nuestros docentes. Y seguir construyendo inclusión, con más viviendas, más escuelas, más redes de agua potable, más cloacas, más hospitales.

– ¿Cómo ve a la oposición?

– Nosotros dependemos de nuestras fuerzas; debemos seguir trabajando, con mucha fuerza. En estos 11 años se avanzó mucho, como nunca. Alperovich puso la provincia de pie, y ahora debemos seguir mejorando en seguridad, en educación, en producción. Se abre una nueva etapa, en la cual debemos apuntar más a la calidad que a la cantidad, en todo. Necesitamos construir un Tucumán entre todos y para todos. Y eso depende de nosotros; no tenemos que estar preocupados por los otros.

– ¿En qué se distinguiría de Alperovich?

– Cada persona tiene su estilo personal. Alperovich fue el mejor gobernador que tuvo nuestra provincia. Ahora debemos mirar hacia adelante para superar esa vara tan alta que nos puso él; pero cada uno con su impronta, para dar lo mejor por Tucumán. Lo importante es que coincidimos en un ideal común: el gobernador es parte del proyecto que lidera la Presidenta, al cual pertenezco desde el inicio. Debemos continuarlo y profundizarlo. Las circunstancias históricas serán diferentes: el mundo crece a menor ritmo, se presentan otros desafíos. Sólo por eso, cualquiera sea el próximo gobernador se verá obligado a hacer otras cosas; necesariamente el próximo Gobierno será diferente. Yo me tengo mucha fe; mi gestión será mezcla entre (Celestino) Gelsi y Alperovich.

LE PUEDE INTERESAR
COMENTAR
ÚLTIMAS NOTICIAS