Se complica la situación del acusado de arrojar a su pareja desde un cuarto piso

519   12/04/2018 Juan Silver

La situación procesal de Gabriel Hernán Pérez Soto, acusado de haber acabado con la vida de su pareja, se complica con el correr de las horas. El joven basquetbolista no sólo fue imputado por el crimen de María Cristina Ávila, la joven que murió después de haber caído del cuarto piso de un edificio de Congreso al 800, sino porque la habría contagiado de una enfermedad que se transmite por vía sexual.

 

El lunes la tragedia se instaló en barrio Sur. Apenas si habían pasado las 8 cuando una vecina sintió un fuerte ruido en la planta baja. Al salir, observó el cuerpo de la joven que ya se encontraba sin vida. Luego se presentó el deportista con el hijo en sus brazos. A los gritos, avisaba que la chica se había suicidado. Pero la fiscala Adriana Giannoni pidió su detención después de haber recibido un informe de que el sospechoso tenía varias lesiones en distintas partes de su cuerpo que podrían haber sido provocadas por la víctima cuando intentaba defenderse.

 

Se espera que en las próximas horas se reciba un informe acerca de si se encontraron restos debajo de las uñas de Ávila, que según el informe del médico forense, también tenía rastros de haber sido agredida antes de que falleciera.

 

Pérez Soto, al declarar ante la Justicia, señaló que la joven y el bebé de ambos se habían quedado a dormir luego de que ella lo llevara al Hospital de Niños, puesto que el pequeño había sufrido un accidente doméstico. Al parecer, el niño se despertó muy temprano y él le pidió que se encargara de cuidarlo, puesto que necesitaba descansar porque a la noche debía jugar un partido con su equipo, Ciudadela Basket.

 

El joven, siempre de acuerdo a fuentes judiciales, dijo que ese planteo generó una discusión. Él habría reconocido que ella lo agredió y que él la tomó de los brazos para detenerla y por eso ella podría haber tenido marcas en sus brazos. El basquetbolista dijo también que la joven le recriminó que él se podía ocupar de una mujer con la que tenía una relación paralela y que no podía dedicarse al cuidado de su hijo.

 

Pérez Soto también contó cómo se produjo la caída de la joven. Declaró que ella salió corriendo de la habitación donde se encontraba y que de un solo salto, sin apoyarse en ningún elemento, saltó al vacío, superando la reja del balcón. La fiscala espera las pericias para determinar si sus palabras son ciertas. Giannoni tiene sus dudas, según explicó, ya que la víctima habría medido 1,60 metro y la reja habría tenido una altura máxima de 1,40.

 

La fiscala espera también en las próximas horas recibir los estudios toxicológicos que se le practicaron a la pareja, para saber si habrían consumido drogas antes de que se produjera el incidente.

 

Por otra parte, se informó que el bebé fue restituido a la familia materna. El pequeño había quedado en custodia de la hermana del acusado, dueña de la vivienda donde se produjo la tragedia. Pero la fiscala, al tener en cuenta el desarrollo de la causa, previa consulta de una defensora de Menores, determinó que la criatura vuelva a estar con la familia de la víctima.

 

(Visited 145 times, 1 visits today)

LE PUEDE INTERESAR
COMENTAR
ÚLTIMAS NOTICIAS