Caso Daiana Garnica: todos los acusados podrían quedar libres por un error del fiscal

1100   1/11/2017 Juan Silver

A una semana de que se cumplan seis meses de la desaparición de Daiana Garnica en Tucumán, la causa podría volver a foja cero por un error del fiscal en uno de los allanamientos a la ladrillera donde trabajaba el principal sospechoso y cada vez se aleja más la posibilidad de confirmar la hipótesis de que la adolescente de 17 años haya sido víctima de un crimen.

 

El paso del tiempo no aportó respuestas al misterio sobre el paradero de Daiana pero en cambio sí fue dejando al descubierto varias irregularidades en la investigación. Una de ellas, que podría hacer caer la causa y dejar libres a todos los detenidos, entre ellos a Darío Suárez, la última persona que la vio con vida, es que el allanamiento realizado en la ladrillera no había sido autorizado por ningún juez.

 

Por este motivo, los abogados defensores de los acusados ya hicieron las presentaciones correspondientes para pedir la nulidad de la causa en la que, además, se perdieron sobres en los que se habían guardado evidencias.

 

Por otra parte, en las últimas horas se conocieron los resultados de las pericias genéticas que se le hicieron a los imputados y a las prendas manchadas con sangre que se secuestraron en las casas de los sospechosos. Todas dieron negativo. No tenían el ADN de la joven desaparecida.

 

Con este escenario y la teoría del homicidio a punto de caerse, la investigación se inclinaría ahora por la posibilidad de que Daiana pudiera haber sido víctima de una red de trata. Esa línea es a la que viene apuntando también su familia desde hace meses.

 

“Darío Suárez secuestró a mi hija y la vendió; la entregó para que se la lleven a otro lado y sigue callado. Estoy seguro de eso. No sé cuándo la Justicia trabajará por esa parte, ya se me termina la paciencia. No puedo vivir sabiendo que mi hija fue privada de la libertad por esta basura, que encima no habla”, dijo al diario La Gaceta su papá, Ramón Garnica.

 

En un principio, la sospecha era que los acusados habían secuestrado a la chica, la habían matado y después quemado sus restos en el horno de ladrillos donde trabajaba Suárez. También se ordenó entonces la detención de otras nueve personas, casi todos familiares del principal sospechoso, y se habló de un pacto de encubrimiento.

LE PUEDE INTERESAR
COMENTAR
ÚLTIMAS NOTICIAS