“En todo momento sabían”: la peor sospecha del caso Araceli

762   28/04/2017 Juan Silver

El dato confirmaría lo que la familia de Araceli Fulles -la joven desaparecida desde el 1° de abril a quien se encontró muerta ayer- denunciaba desde hace mucho: la Policía tendría información sobre lo ocurrido que no daba a conocer.

Es que el hermano de uno de los sospechosos que quedaron detenidos por posibles cómplices, es policía. Y no sólo un agente: trabaja en la comisaría 5ta. de Billinghurst, donde fue realizada la denuncia de la desaparición de Araceli. “En todo momento sabían, el policía estaba en conocimiento de causa”, expresó el padre de la joven, Ricardo Fulles.

El fiscal Marcelo Lapargo confirmó ayer por la noche que el cuerpo hallado en una vivienda de José León Suárez era el de Araceli. Los tatuajes fueron claves para identificarla. El cuerpo estaba en el terreno de una casa donde vivía Darío Gastón Badaracco, principal sospechoso por la desaparición y asesinato de la chica, ahora prófugo.

Él fue quien, en teoría, vio a Araceli Fulles por última vez; hasta afirmó haber tenido relaciones sexuales con ella a comienzos de abril en la última noche en que fue vista. Declaró tres veces en la causa en calidad de testigo ante la fiscal del caso, Graciela López Pereyra y, finalmente, las coincidencias en su contra se volvieron demasiadas.

Con estos datos, el padre de Araceli resaltó las incongruencias que desde el principio observaron en la investigación del caso: “Todos sabían que había una persona, que él fue el último que estuvo con ella; la fiscal le tomó una declaración y lo mandó a la casa a tomar mate y acá están las consecuencias”, lanzó.

TEMAS:
LE PUEDE INTERESAR
COMENTAR
ÚLTIMAS NOTICIAS