Falsa denuncia de bomba contra el Centro Cultural Kirchner y la embargaron

El juez Lijo puso énfasis en recuperar el costo que tuvo el Estado con la movilización de ambulancias y patrulleros en vez de enviar a prisión a la procesada.

384   6/12/2016 Gastón Banegas

En un fallo inédito, el juez federal Ariel Lijo procesó y trabó un embargo de $100.000 sobre una joven que en septiembre del año pasado llamó por teléfono al Centro Cultural Kirchner para trasmitir una falsa amenaza de bomba.

La imputada se llama Paloma Aguado y quedó procesada por el delito de intimidación pública por haber efectuado, el pasado 19 de septiembre, la citada amenaza. Es una resolución sin antecedentes porque puso énfasis en recuperar para el Estado el costo del operativo preventivo más que la prisión de la procesada.

En su resolución, el magistrado efectuó una evaluación del perjuicio económico causado al Estado a raíz del llamado intimidatorio. En ese sentido determinó los costos que implicaron los operativos de seguridad y de emergencia dispuestos a partir de la recepción del llamado con la movilización de ambulancias, patrulleros y otros, se informó oficialmente en el Centro de Información Judicial.

Al momento de la amenaza en setiempre basado, en el Centro se celebraba un encuentro internacional sobre el pensamiento crítico de diferentes temas y también un show “íntimo e interactivo” con el contrabajista de tango Horacio Cabarcos. La llamada registrada en el call center luego fue localizada por la Policía Federal.

“Estaba en el Centro Cultural Kirchner esperando para una visita guiada, una tarde de sábado preciosa, música maravillosa en cada piso del edificio, danza en rincones mágicos. Cuando estaba sacando fotos y disfrutando de esa joya increíble, nos empezaron a decir que teníamos que evacuar el edificio en orden. Muchos, ente ellos yo, nos reímos pensando que era una broma, o algún espectáculo de esos ‘sorpresivos’, digamos, pero no, sonaron las sirenas y por los altavoces empezaron a decir que evacuáramos por las escaleras, ordenadamente, que había habido una amenaza de bomba”, relató en su cuenta de Facebook la periodista Silvia Abaca.

Luego efectivos de la Policía Federal llegaron junto a bomberos y personal del Servicio de Asistencia Médica de Emergencia (SAME) y evacuaron el edificio para que los uniformados revisaron las instalaciones y confirmaron que la amenaza era falsa y que el lugar estaba seguro. Este tipo de amenazas son típicas de las campañas electorales. No se sabe la filiación politica de la procesada, informaron a Clarín fuentes judiciales.

LE PUEDE INTERESAR
“Alperovich-Gassenbauer, métanse la amenaza de bomba en el orto”

436        
Tras explosión en Nueva York, encuentran una segunda bomba

338        
COMENTAR
ÚLTIMAS NOTICIAS