El desaire del presidente de Francia a Donald Trump

1355   27/05/2017 Juan Silver

El fugaz paso de Donald Trump por Bruselas ha dejado clara su falta de sintonía con las autoridades europeas y sus aliados de la OTAN. Pero más allá de las declaraciones públicas y los acuerdos sobre cuestiones clave, nada habla tan claro en estas cumbres como los gestos y el lenguaje corporal.

 

Los precedentes eran muchos. Para empezar, hace escasamente un mes, días antes de las elecciones francesas, el presidente estadounidense no tuvo ningún reparo en dejar claras cuáles eran sus preferencias: “Marine Le Pen es la candidata más fuerte con las fronteras, es la más fuerte para todo lo que está pasando en Francia”.

 

Trump también ha expresado en numerosas ocasiones su desprecio por el proyecto europeo, calificando a Bruselas como un “agujero infernal” y humillando en público a Angela Merkel negándose a darle la mano y evitando mirarle a la cara en la Casa Blanca.

 

Y ya en la cumbre de la OTAN, Trump no tuvo problema en dar un empujón al presidente de Montenegro para ponerse en primera fila y dejar claro quién mandaba allí.

 

 

Pero Emmanuel Macron, que ha tomado con fuerza la bandera europeísta, había tomado nota y también había preparado su propia bienvenida a Donald Trump con un par de detalles.

 

Primer acto. El apretón de manos.

 

El presidente de EEUU es conocido por sus extraños apretones de manos, que a menudo utiliza para expresar control y poder. En este vídeo de ‘The National’ pueden verse varios ejemplos en los que Trump tira con fuerza de sus subordinados hacia él cuando les saluda, o sus palmaditas paternalistas con la otra mano al primer ministro de Japón, Shinzo Abe.

 

Así pues, cuando le llegó el turno a Macron de escenificar un saludo con Trump ante las cámaras, el francés estaba preparado.

 

 

 

Segundo acto. La ‘cobra’ en el saludo.

 

Un gran grupo de dirigentes de la OTAN camina por la alfombra a la salida de la cumbre. Macron va hacia ellos, muy escorado hacia un lado, directamente frente a Trump. Mantiene esa línea hacia el presidente estadounidense, pero en el último momento… brusco giro para echarse en brazos de Angela Merkel con besos y abrazos.

 

 

En los segundos posteriores, incluso cambia de dirección el orden de los saludos para hacer esperar a Trump el máximo tiempo posible. Cuando parece que va a dirigirse por fin al líder estadounidense, Macron busca las manos de Jens Stontelberg, secretario general de la OTAN, y Charles Michel, primer ministro de Bélgica.

El vídeo del momento fue difundido por la propia cuenta de Twitter de Macron, para que no hubiera dudas de la intención del mensaje.

 

 

 

 

(Visited 327 times, 1 visits today)

LE PUEDE INTERESAR
COMENTAR
ÚLTIMAS NOTICIAS