El millonario operativo “hijos” con el que Pampita intenta blanquear su imagen

La modelo muestra sus nenes cada vez que se cruza con alguien del ambiente. El millonario porqué detrás de su estrategia.

865   17/11/2016 Gastón Banegas

Pocas famosas “manejan” a los medios como Carolina “Pampita” Ardohain. Dueña de una explosiva personalidad, que logró mantener bajo siete llaves durante los diez años que compartió con Benjamín Vicuña, la modelo intenta equilibrar sus escándalos mediáticos para mantener los jugosos contratos publicitarios de las marcas que representa. Críticas de los empresarios y la exposición de sus hijos.

La modelo de 38 años es la imagen de autos, productos de belleza y marcas de lencería.
Autos, productos de belleza y marcas de lencería. El negocio de “ser Pampita” es amplio y factura fortunas por mes. Pero sostener el imperio no es fácil, en especial con el cambio de imagen que la modelo mostró desde su polémica separación del padre de sus hijos: Bautista (8), Beltrán (4) y Benicio (2).

La modelo “recordó” uno de sus embarazos, justo el día en el que se cruzó con la ex de Sebastián Ortega.
Aunque su mal temperamento era conocido por todos, la modelo de 38 años cambió sorpresivamente cuando comenzó su relación con el chileno. Dejó rápido atrás sus peleas de pasarela y el explosivo divorcio de Martín Barrantes, cuya sentencia la dejó en off side: fue declarada adúltera.

El nacimiento de Blanca en 2006, quien falleció seis años después en Chile por una neumonía, marcó un antes y un después en su vida. Además del cambio personal, la argentina ahora exponía una faceta mucho más tranquila y familiar. La misma que mantendría toda la década que compartió con Vicuña quien, pese a su polémica vida sentimental, logró mantener en su país natal el mote de “niño preferido”.

Pero la verdadera “Pampita” se desató el sábado 12 de diciembre cuando ingresó intempestivamente en el motorhome de la grabación de “El hilo rojo”, película protagonizada por el chileno y su ahora novia, Eugenia “la China” Suárez

A partir de ese momento y luego de hacer pública de inmediato su versión de los hechos, la modelo no paró de confrontar. Cada dardo que le tiraba a su ex pareja, venía siempre acompañado por una foto de “Pampita” junto a sus hijos.

Se enojó con la prensa. Acusó a su ex de adúltero. Arremetió contra la “China” y la calificó de “destruye hogares”. Se encargó de que las revistas cubrieran el minuto a minuto de su vida amorosa, que fue de Nacho Viale a Pico Mónaco, sin escalas. Y, como si todo esto fuera poco, aceptó la propuesta de Marcelo Tinelli para sumarse al jurado de Showmatch.

Lejos de la imagen santificada que logró vender durante diez años, “Pampita” se desató en el ciclo de El Trece. Se peleó con todo el jurado, acusó a sus compañeras de “falsas”, mantuvo cruces con muchos participantes e interpeló a Nicole Neumann por sus “viejas peleas”

Ahora, también, se trenzó con Ivana Figueiras, ex de Sebastián Ortega, a quien acusó de haber intentado meterse en su romance con el tenista.

“Esto no te ayuda con los contratos”, le advirtieron a la modelo desde su entorno. Y es que el cambio de imagen y su regreso al universo de las peleas mediáticas podrían dejar en jaque su vínculo con las marcas que representa.

“El perfil familiar y tranquilo es lo que buscaron las empresas que la contrataron, la ‘Pampita’ actual tiene más exposición, pero eso no es sinónimo de buena prensa”, sugieren.

¿Cómo hace la modelo entonces para conciliar ambos universos? ¿Cómo pretende sostener sus ingresos y, al mismo tiempo, darle rienda suelta a su ira televisiva? Simple, cada vez que protagoniza un escándalo mediático, “Pampita” se encarga de mostrarse con sus hijos en las redes sociales. ¿Le servirá para renegociar?

LE PUEDE INTERESAR
Pampita y su nueva película erótica

780        
Pico y Pampita a pleno romance y con muy alto perfil ¡juegos y venganzas en las redes!

1333        
COMENTAR
ÚLTIMAS NOTICIAS