Una chica con principios

“Mi vida sexual comenzó de grande”

¡De diván! La bomba sexy habla de sus comienzos amorosos y se define “chapada a la antigua” La vedette de Pachano en Family Disfuncional reconoce que tiene un nuevo amigovio. Y adelanta que sueña con casarse de blanco y formar una familia.

619   23/02/2015 Rogelio Parolo

Arrancó el verano con todo. Una de las primeras postales de Virginia Gallardo (29) esta temporada fueron sus imágenes muy bien acompañada. La diosa de Family Disfuncional, el music hall de Aníbal Pachano en el teatro Libertad, le abrió las puertas al amor después de dos años de soltería. “En las fotos que me sacaron con Martín –Rojas, empresario hotelero– estábamos cerquita porque había mucha música en el lugar, y eso nos acercó. Fue en la apertura de la pool party de un hotel en la villa, pasé a saludar y a llevarle a Martín mi celular para que me lo arreglase. Está roto el aparato y él entiende mucho de tecnología. Nos conocemos hace un año, porque tenemos amigos en común. El y su familia me parecen gente buena y trabajadora. Nos llevamos bárbaro, nos gustan muchas cosas parecidas”, dice Virginia.

–¿Sos de estar pendiente del otro?
–Sí, claro… de lo que le gusta, de cocinarle, de atenderlo, de ser lo más compañera posible. Me regusta ser geisha, es una filosofía de vida. A veces, no mido y salgo perdiendo, esas cosas también pueden pasar. Por eso voy muy despacio, me tomo mi tiempo porque es difícil ensamblar dos vidas distintas. Siempre me gustó estar enamorada, pero tengo que reconocer que es algo que me cuesta.

–¿Por qué te cuesta?
–Me quiero poner de novia, es real, pero eso no significa que me vaya a meter con cualquier persona. En estos tiempos no es muy común apostar a algo verdadero. Soy bastante antigua. Me gusta el hombre caballero, que pague la cuenta y te abra la puerta del auto. Sueño con un amor eterno, incondicional. Me canso de ver infi delidades, todo el tiempo recibo llamados de gente que está comprometida, y eso te demuestra una realidad que es la que existe.

–¿Siempre fuiste así?
–Sí, claro… De hecho, no tuve muchos novios. De chica iba a colegio de monjas y no me gustaba salir porque mi prioridad era trabajar y estudiar. Mi primer novio, a los 15 años, me duró dos semanas y sólo nos dimos un piquito. Después, entre idas y vueltas, estuve dos años con un amor a distancia. Hastaque me decidí a formar algo con alguien.

–¿Cómo fue tu inicio en el amor?
–Mi vida sexual comenzó de grande, pasados los veinte años. Nunca lo dije porque no me lo iban a creer, ya que vendía todo lo contrario. Me cansé de trabajar del cuerpo sin haber conocido esa otra parte. Lo hice cuando me creí psicológicamente preparada como para enfrentar una situación tan importante como esa. Me costó un montón entregarme. Fue muy difícil porque esa madurez de la que te hablo me agarró con la fama. Hoy me sigue costando llegar a tener intimidad con un hombre, soy chapada a la antigua.

–¿Qué no te gusta de un hombre?
–Que se fijen en lo material, que quieran conquistarme por lo que una tiene, eso no está bueno. Hay que interiorizarse a nivel emocional y espiritual con la otra persona.

–¿Te gustaría casarte?
–¡Sí! Sueño con el casamiento por Civil, la Iglesia, el vestido blanco, la luna de miel y con formar una familia. Y si es posible, para toda la vida.

–¿Sos celosa?
–¡Soy muy celosa!

–¿Qué cosas te ponen mal?
–Por ejemplo, saber que la otra persona sale a la noche. Es un ida y vuelta de respetar al otro, pero no soy de hacer escándalos. Yo siempre trato de decir dónde estoy o qué estoy haciendo. Así todo, jamás revisé un teléfono. Viajo mucho, siempre estoy haciendo mi vida, y en los tiempos de hoy eso es un riesgo importantísimo.

–¿Te han celado mucho?
–Me celaron lo suficiente y eso me ha caído más o menos. Siempre trato de que el otro esté seguro de mí. Pero me ha pasado de que sientan celos a pesar mío, eso tiene que ver con la exposición que tengo. El hecho de ir a un lugar y que sepan que voy a tener un montón de gente alrededor, que siempre está el que te quiera encarar o decir cosas lindas, puede llegar a inquietar bastante. Pero está en cada mujer imponer respeto y marcar la distancia. Yo soy de las que hacen eso porque, como te dije, sobre todo respeto a la persona que tengo al lado.

218

TEMAS:
LE PUEDE INTERESAR
COMENTAR
ÚLTIMAS NOTICIAS