Delegados comunales no fueron a retirar sus camiones porque estaban los funcionarios de Cambiemos

En la concesionaria estaban los siete camiones listos para las comunas, pero los delegados faltaron.

1871   25/07/2017 Lopez Jorge

Mientras agitaba las llaves de uno de los camiones dijo que resultaba “inexplicable” la ausencia de los delegados comunales. Domingo Amaya, secretario de Vivienda y Hábitat de la Nación, y José Cano, precandidato a diputado nacional, no pudieron entregar ayer por la mañana (ni de manera simbólica) los camiones volquete destinados a siete comunas del interior. La razón: ninguno de los delegados fue a recibirlos. ¿Por qué? Según los funcionarios nacionales, el Gobierno provincial les prohibió participar en los actos de Cambiemos.

“No mezclemos lo institucional con lo político. ¿Estamos en tiempos eleccionarios? Perfecto, hay que hacer política, pero sin agresiones sin insultos, sin falta de respeto”, señaló con molestia Amaya. En la mesa había siete juegos de llaves que tenían anudada una cinta con los colores de la bandera argentina. Pertenecían a Santa Cruz y La Tuna; Río Chico y Nueva Trinidad; Villa de Leales; Delfín Gallo; Santa Ana; Los Sarmientos; y Gastona y Belicha. En total siete comunas, todas conducidas por delegados afines al gobierno provincial de Juan Manzur. Además del faltazo, los comisionados rurales enviaron cartas documento a la concesionaria, intimándola a que “se abstenga de efectuar la entrega del camión (…) a cualquier persona física o jurídica que no sea el suscripto”; es decir, pedían que el acto no se realizara.

Sin decirlo directamente, Amaya deslizó que los delegados fueron presionados por el Gobierno a través del Ministerio del Interior. “Algunos (de los delegados) dijeron que sentían mucha pena de no poder participar porque fueron hablados desde el Ministerio”, agregó el funcionario.

“Vergüenza”

Cano dijo que le avergonzaba la actitud de los delegados, teniendo en cuenta que ellos habían gestionado la compra de los camiones a través de la Nación. “Tucumán es la única provincia que cuando viene un funcionario nacional, desde el Gobierno mandan gente a insultar. Si un delegado comunal no puede participar de una actividad que él gestionó, ¿de qué manera puede mejorar su comuna o resolver los problemas de la gente? Es un mero empleado”, insistió Cano.

No es el primer desaire de los delegados opositores a Cambiemos. El sábado pasado en la comuna de Villa de Leales, funcionarios nacionales estuvieron inaugurando un pozo para que 200 familias tuvieran agua potable, pero tampoco estuvo Álvaro Brito, el jefe comunal. “Casualmente, el vicegobernador (Osvaldo Jaldo, también precandidato a diputado) es el ‘patrón del Este’ y a los pobres no les dan agua, ni cloacas ni caminos. Ese pozo sale $2 millones. No participó el delegado; sin embargo las obras son para la gente porque se hacen con recursos nacionales”, añadió Cano.

Amaya comparó Tucumán con sus vecinas Salta y Jujuy. Contó que la semana pasada entregó casas en dos localidades y estuvo con los gobernadores, Gerardo Morales (Jujuy) y Juan Manuel Urtubey (Salta) sin conflictos políticos pese a que uno es radical y el otro peronista. “Sólo aquí suceden estas barbaridades. No sé miedo a qué tienen”, insinuó.

Cano aprovechó para recordar los últimos episodios de insultos y abucheos. A principios de julio, a Amaya le gritaron “traidor” durante la entrega de 110 viviendas en Concepción.

LE PUEDE INTERESAR
La Nación envió camiones para siete comunas, pero los delegados no concurrieron al acto

3770        
COMENTAR
ÚLTIMAS NOTICIAS