Le dieron una hija equivocada, la crió 30 años y ahora demanda al hospital donde dió a luz

2120   17/06/2017 Lopez Jorge

Treinta años vivió Zoya Tuganova con la sospecha de que estaba criando a una hija que no era la suya.

En 1987 había dado luz a una beba en un hospital de Cheliábinsk, dentro de lo que todavía era la Unión Soviética. La nena era muy blanca, con ojos grandes, pelo lacio. La llamó Katya. La primera noche no durmió con ella y cuando al día siguiente se la entregaron la sintió extraña, diferente. Tuvo la sospecha de que la habían cambiado.

Zoya reclamó a los médicos y enfermeras del hospital, pero estos le aseguraron que era su hija, e incluso le propusieron que hicera un tratamiento psquiátrico por su negativa a reconocerla.

La mujer siempre mantuvo las dudas sobre la identidad de su hija, pero recién cuando murió su esposo y con la ayuda de Katya, decidió investigar y revisar los archivos del hospital.

Finalmente pudieron dar con Lucia, su verdadera hija, como un exámen de ADN confirmó después. Su vida no fue fácil: a los 13 años quedó huérfana luego de que el exceso del alcohol matara a la mujer que la crió y su supuesto padre terminara preso por asesinato. Lucia vivió en las calles pidiendo limosna y poco después fue trasladada a un orfanato.

El caso conmovió a Rusia y tuvo un final feliz. Hoy Zoya reconstruyó su historia. Tiene dos hijas y cuatro nietos. Mientras tanto espera que se resuelva a su favor la demanda que inició contra el hospital de Cheliábinsk por más de 5o mil dólares.

TEMAS:
LE PUEDE INTERESAR
La Cataluña prometida
405        
COMENTAR
ÚLTIMAS NOTICIAS