Dos bombas! Magui Bravi presenta a su prima con una producción sexy

1048   21/08/2017 Lopez Jorge

Somos las más unidas y quilomberas de todo el clan. No de romper cosas, pero sí de salir con proyectos locos que enloquecen a toda la familia. Cuando conté que ella iba a bailar en Bollywood la respuesta de todos fue: ‘¡¿Con cuánta ropa?!’ Están acostumbrados a verme a mí en bolas, ¡pero a ella no!”.

Magui Bravi

Magui Bravi

Antes que primas, amigas. Miranda Ghirimoldi (24) -Miru, para todos los que la conocen- fue testigo de los primeros pasos de Magui Bravi (28) en la danza y los medios. De Mar del Plata a Carlos Paz y hasta Paraguay en temporada teatral, o en la tribuna de ShowMatch, siempre estuvo al lado de la bailarina. Y ahora le llegó su turno.

Miranda Ghirimoldi

Miranda Ghirimoldi

Las primas, que llevan en la sangre la pasión por la danza, participan de Bollywood. Magui es directora de coreografía y Miru es bailarina en la obra dirigida por José María Muscari(40), que se presenta de jueves a domingo en el teatro IFT . “¡Me tiene un poco cortita!”, bromea la joven sobre su prima/jefa. “Para mí sigue siendo ‘la nena’ y siempre lo va a ser. Cuando la veo sobre el escenario bailando digo ‘¡no lo puedo creer!'”, comenta la ex participante del programa de Marcelo Tinelli (57).

Las primas, en su primera producción juntas

Las primas, en su primera producción juntas

“Todas las noches, después de la obra, les mando un mensaje gigante a los bailarines con una devolución de todo lo que se equivocaron. Soy re exigente y perfeccionista. Siento que a medida que pasa el tiempo la gente se relaja pero con José (Muscari) tenemos el mismo código: todo el tiempo hay que aggiornar y cambiar. Por eso nos entendemos tanto”, cuenta Magui a Teleshow sobre su responsabilidad en la obra.

Con el baile en la sangre

Ambas arrancaron a estudiar danza desde muy chicas. Miru se instruyó en tap, atraída por la curiosidad de usar tacos. Luego, incursionó en otros ritmos, “pero el tap está tatuado”, asegura. Además de trabajar en Bollywood, da clases para niñas con Síndrome de Down y estudia gestión de medios y entretenimiento. Magui, por su parte, comenzó en ballet y construyó una extensa carrera no solo como bailarina sino también como actriz -actualmente trabaja en la obra Acaloradas– y también como conductora -está al frente del ciclo de turismo Clave Argentina, por Canal 9-. Juntas, le dieron vida a la marca de ropa Dance by MB: una línea de productos vinculados al baile.

—Más allá de sus trabajos y de su emprendimiento, ¿qué es lo que las une?

Magui: —Todo. Es como mi hermana, nos contamos todo, siempre estamos en contacto. Antes de tomar muchas decisiones le consulto a ella y al revés. Para mí, ella es un cable a tierraTambién salimos: no somos de ir a boliches pero si hay un plan divertido, vamos.

—¿Qué sería un plan divertido?

Magui: —Un recital o un bar copado con comida rara puede ser un plan divertido.

Miru: —También salir a patinar, vamos mucho al río en Vicente López. Y los viajes siempre son un gran proyecto.

—Y me imagino que la pasión por la danza también las une…

Magui: —Sí, eso toda la vida. Ella me acompañó a todos lados, incluso a las galas del Bailando.

Miru: —Al principio fue raro cuando empezó en el programa pero me pareció buenísimo que lo hiciera: tenía un sueño y fue a cumplirlo. A un montón de gente le cuesta y haberlo conseguido fue una locura. Eso me dice ella cuando estoy cansada porque no estaba acostumbrada a que mis fines de semana sean todos de Bollywood. Aprovechalo porque no todos tienen esta oportunidad”, me dice.

Magui: —Tengo que comentar una incidencia. Miru es muy fan de Muscari desde antes de Bollywood. Fuimos juntas a ver todas sus obras y cuando le dije que iba a laburar con él y que quería que me acompañara, fue súper fuerte para ella.

Miru: —Trabajar con él significa un montón. Lo admiro y como muchos no estamos acostumbrados a la exposición, él nos acompaña y está bárbaro.

—Magui, estás más más alejada de los medios en comparación con otros años, ¿a qué se debe?

Magui: —Estoy alejada de lo que todos están acostumbrados a ver, que es el Bailando. Pero estoy conduciendo un programa y trabajando en dos obras, no me queda mucho tiempo para meterme en los quilombos de los medios y tampoco quiero. Nai Awada y otra pareja me llamaron para el cuarteto pero no sé si voy a estar en Buenos Aires. Si hubiese sido en la salsa de a tres re podía, pero ahora estoy con todo. Me estoy dedicando más a la actuación y a la conducción. No estoy tan metida con la movida del Bailandopero nunca se sabe

—¿Querías alejarte de la exposición?

Magui: —No me siento cómoda con lo mediático. Estoy mejor de esta manera: me gusta que se hable más de mi laburo que de otras cosas. Así estoy cómoda. En un programa como el Bailando tenés que hablar de tu vida privada y lo entiendo, es parte del juego, pero no estoy lista para volver a meterme en esa vorágine.

De amores y escándalos

Miru está en pareja con Nicolás, un joven de su misma edad que conoció “en una salida”, según sus palabras . “Me re apoya y le encanta que esté arriba del escenario. No siente celos de mi trabajo, aunque no tiene nada que ver con el mundo de la danza y la actuación. ¡No salgo con bailarines!”, revela la artista. “¡Ya vino a ver la obra como ocho veces!”, agrega, entre risas, su prima.

Por el lado de Magui, el tema sentimental está un poco más… indefinido. “¡No tengo nada para contar!”, se defiende. Aunque luego admite: “Estoy muy bien. No estoy de novia pero… Estoy ahí”.

—¿Pero estás empezando una relación, Magui?

—Estoy muy bien. Quiero decir: puede irse todo por la borda como puede seguir viento en popa. Viste que el compromiso siempre es una gran decisión. Así que dejémoslo ahí, yo estoy bien.

—¿Se trata de una relación que comenzó hace poco? ¿Con alguien del medio?

—Nos conocíamos desde hace un tiempo. ¡Bah! Quizás no es tanto tiempo. No se dedica al baile, pero baila bien.

—¿Alguna vez se pelearon por una pareja?

Miru: —No, hay códigos implícitos entre nosotras.

Magui: —Ella es muy genia con el tema de los chicos. Me ha acompañado a muchas citas y me da el “OK”Tenemos un código con el que me dice si “va” o “no va”Hasta la llamo por teléfono y hacemos un acting. Ella me dice: “¿Te sentís mal? ¿En serio? Ya voy para allá”.

—Suponiendo que ninguna está en pareja, ¿compartirían un hombre?

Miru: —No coincidimos en los gustos.

Magui: —¡Qué mala!

Miru: —Tenemos un código: lo mío es mío y lo de ella es de ella.

Magui: —Y si un día nos “pisamos”, claramente habría aviso previo.

—¿Nunca tuvieron la fantasía de estar las dos con un hombre?

—¡No! (Las dos, a coro).

Miru: —Es como mi hermana más grande, no podría.

Magui: —Somos más chapadas a la antigua. Ahora, por lo menos. Tampoco se nos dio la situación.

—Magui, ¿cómo te tomaste el escándalo que ocurrió hace poco, cuando te relacionaron sentimentalmente con Adrián Suar (49)?

—Me molestó, pero ya pasó. No sé si alguien se ensañó conmigo pero alguien sabía que de esa manera no iba a entrar a laburar a Pol-Ka.

—¿Hay gente que está molesta con vos?

-No me llevo mal con nadie, simplemente era una cuestión de roles. Fue algo muy raro. Iba a hacer un casting para Pol-Ka (para la miniserie que protagonizará Julio ChávezEl Maestro) y saltó todo eso. Pero el tiempo me dio la razón.

TEMAS:
LE PUEDE INTERESAR
COMENTAR
ÚLTIMAS NOTICIAS