Brancatelli intentó defender a Milagro Sala y se le rieron en la cara

1662   17/08/2017 Lopez Jorge

Después del cruce con María Eugenia Vidal, el periodista Diego Brancatelli no quedó bien parado y lo acusaron de todos lados. Sin embargo, fiel a sus convicciones, el panelista intentó defender esta vez a Milagro Sala y el resto del equipo estalló en risas.

El panelista K comenzó su intervención recomendando, “para entender un poco”, la lectura de “Jallalla: la Tupac Amaru. Utopía en Construcción”, escrito por Sandra Russo, una de las periodistas militantes de 678, el programa emblema de la Televisión Pública kirchnerista.

Previamente a su intervención, pasaron por Intratables ex cooperativistas que denuncian a Sala por maltratos y amenazas reiteradas, por lo cual el conductor Santiago del Moro y varios de sus compañeros salieron a cruzarlo.

Pero Brancatelli insistió y salió a reivindicar el trabajo de la líder de la Tupac Amaru, como por ejemplo con “la flota de autos” que utilizaba para “meterse en medio de los montes” y “ayudar a los más necesitados”.

Irónicamente, sus compañeros le marcaron que los vehículos de alta gama, como el Smart o el Fiat 500, entre los cerca de 20 autos que tenía la agrupación, no eran muy útiles para andar por los montes jujeños.

Gabriel Levinas, además, le recordó las 2000 casas que la agrupación kirchnerista no construyó y cuyo dinero fue destinado desde el Estado nacional. “Quedas pegado defendiendo delincuentes”, le reprocharon.

Ya de capa caída, Brancatelli pasó de la defensa de Sala a increpar el “cinismo” de sus colegas.
“Diego, ¿vos fuiste alguna vez al monte Chaco Salteño, podés creer que hay un Smart o un Cinquecento está para ir ahí? De verdad te lo pregunto”, le dijo María Julia Olivan. “La Toyota Hilux lo puede hacer, si”, respondió y despertó algunas risas. Luego no insistió más y se llamó a silencio. “Dejá Santiago, no se puede”, concluyó.

Ayer, la líder de la Tupac volvió a ser noticia porque un juez hizo lugar a la recomendación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de que continúe su detención en su casa de fin de semana.

Ahora resta la decisión de otro magistrado, el cual tiene otras causas en su poder. La polémica también giró en torno a la casa a la que sería trasladada desde el penal de Alto Comedero.

LE PUEDE INTERESAR
COMENTAR
ÚLTIMAS NOTICIAS