Es real: Messi le dio el golpe de nocaut a Neymar - NoticiasTucumán.com.ar

Es real: Messi le dio el golpe de nocaut a Neymar

1510   6/08/2017 Lopez Jorge

s un vínculo de ida y vuelta: Lionel Messi es al Barça contemporáneo lo que el Barça contemporáneo es a Lionel Messi. El ciclo más brillante de la carrera de Leo se corresponde con la era más notable del FC Barcelona en toda su existencia. Uno es producto de otro. Uno se potencia a través del otro. Uno lo fue y es a través del otro. Uno lo querrá ser a través del otro. Y viceversa. El sitial máximo de la gloria es inaccesible para el que está un escalón debajo del Diez o del blaugrana. Valga la metáfora, Messi/Barça conforman el presente de la historia. Y no hay espacio para dos Messi dentro de un Barça. O de dos Barça dentro de Messi.

Neymar tomó la decisión más trascendental en su vida adulta. Y lo hizo en pleno ejercicio de su potestad de elegir. Tuvo todo lo que demanda un futbolista para pasar del plano de un deportista a su consolidación como estrella: ascenso meteórico a la cumbre del fútbol mundial, fama, dinero, posesiones, imagen asociada al éxito y una edad que permite aventurar que aún sigue transitando la primera mitad de su carrera. Sin embargo, dejar la comodidad y el prestigio que le traía aparejada su permanencia en Barcelona lo pone en un sitio incómodo en relación a la continuidad en el nivel del alto rendimiento. El Camp Nou es un escenario en el cual se acostumbra a jugar partidos de cuartos de final de Champions League en adelante, mientras que el Parc des Princes aún es un estadio en el que se festejan títulos nacionales y no internacionales.

El PSG todavía es una incógnita respecto de su acceso al podio reservado para las grandes potencias ecuménicas. Y el brasileño lo sabe. Tanto como que nunca quedará en la primera línea reservada para conceder el Balón de Oro mientras exista la pugna entre dos mega astros tales como Messi y Cristiano Ronaldo. La tendencia indica que el portugués se quedará a fin de año con su quinto trofeo como mejor futbolista del mundo, lo cual equivaldrá que la puja entre los dos gigantes futbolísticos quede igualada en cinco. Un hecho extraordinario, ya que la cifra remarca que ninguno de los dos fue producto de una temporada premium pasajera, sino que la continuidad en pugna lleva ya una década. Ésta es la obsesión de Neymar, a sus 25 años de edad. En esa altura de la vida, Leo ya había colocado tres de estas máximas distinciones como World Player en las vitrinas de casa; el paulista, ninguna.

Tampoco es una novedad para un futbolista surgido en la tierra del pentacampeón mundial a nivel de selecciones. Pelé, también surgido del Santos FC, siempre estuvo rodeado en la verde amarela de jugadores cuya excepcionalidad jamás estuvo en duda, especialmente en el formidable equipo campeón en México 1970. De todos modos, notables como Gerson, Tostao, Jairzinho y Rivelino desarrollaron sus respectivas trayectorias a la sombra de O’Rei. Igual sucedió con Alfredo Di Stéfano en un Real Madrid pletórico de estrellas, como Puskas, Rial, Kopa y Gento. Otro tanto pasó con Diego Maradona en sus cuatro mundiales que lo transformaron en un ícono por encima de Ramón Díaz, Mario Kempes, Jorge Valdano, Jorge Burruchaga, Gabriel Batistuta y Claudio Caniggia, por ejemplo. El uno es el uno, exactamente igual que Leo frente a compañías rutilantes de la talla de Xavi, Iniesta, Luis Suárez y – desde ya – el propio Neymar. Si se permite la frase en tono boxístico, Messi le dio un golpe de nocaut a la esperanza de quien también es su amigo, pero no su rival en la pelea por ser el mejor.

Fue durante la Copa del Mundo 2014 cuando Neymar tomó decididamente el liderazgo de un seleccionado que naufragaba entre la falta de identidad que atravesó la gestión de Luiz Felipe Scolari. Se notó en el debut, cuando el atacante marcó dos tantos para cerrar el resultado favorable contra Croacia. No sólo en el juego sino también por sus declaraciones ante la prensa quedaba claro para los observadores que se había producido un salto de calidad en el jugador. El durísimo choque con Chile, en medio de un Mineirao cubierto por un público en estado de máxima tensión, ratificó que el local sostenía su atmósfera de candidato al título sólo por el aporte de su futbolista insignia. La lesión que se le produjo ante Colombia y que lo dejó afuera del campeonato fue la antesala del fin: el 7-1 lapidario siguiente ya no lo tuvo en campo ante los alemanes. Su aporte fue determinante dos años después para que Brasil ganara su primera medalla dorada olímpica en fútbol durante Río 2016. Ya había asegurado su lugar indiscutible de número uno en su Selección…pero no en Barcelona.

Amparado bajo la fortuna invertida por jeques árabes, provenientes de la misma familia que los dueños del Manchester City FC, es ahora cuando el Paris Saint Germain intenta adueñarse de un lugar definido dentro del top 5 en el viejo continente. Una señal de poderío definitiva para instalarse en la cúspide junto al Barça , Real Madrid, Juventus y Bayern Munich. Hoy día, el poderoso club parisino está en un parangón similar a la de Manchester United, Chelsea, Liverpool, Arsenal, Internazionale de Milano, AS Milan, Borussia Dortmund y Atlético de Madrid, los cuales integran la segunda línea en la Liga de Campeones de Europa. Para que ésto sea posible, Neymar concentra las cualidades de una gran figura referencial.

Leo llegó al poder absoluto en Barca luego de una decantación de astros que supieron darle brillo al blaugrana, pero que hoy día integran la proto era Pep Guardiola: Ronaldinho, Zlatan Ibrahimovic, Samuel Eto’o y Thierry Henry entre los máximos referentes. Neymar, si es que se mantiene este lineamiento de acción, buscará sellar su reencuentro con quien asoma como su máximo ladero: Philippe Coutinho. El Mágico de Anfield forma una dupla de excepción con el ya ex Barcelona desde que compartieron las ofensivas de los Sub17 y Sub20 de la Canarinha, además de haberse vuelto a encontrar en la Mayor bajo la tutela de Tité.

Sabido es que los brasileños buscan rodearse de compatriotas para potenciarse en conjunto, y en el PSG ya se encuentran Thiago Silva, Dani Alves, Lucas Moura y Marquinhos. Quizás este sea el punto de partida para que Neymar le apunte a su primer Balón de Oro si es que también puede dar su primera vuelta olímpica en Russia 2018. Mientras, más que le pese, continúa debajo de Messi aunque sus ambiciones le puedan demostrar lo contrario.

638

LE PUEDE INTERESAR
COMENTAR
ÚLTIMAS NOTICIAS